Virgilio Martínez y Explora Perú, identidad culinaria del Valle Sagrado. Cuando la mayoría de la gente piensa en Perú, es la antigua ciudadela de Machu Picchu lo que viene a la mente. Y cuando mencionas el Valle Sagrado, probablemente evocará imágenes similares de caminatas por montañas brumosas a ruinas incas.

Virgilio Martínez Explora

El Valle Sagrado, que se extiende a lo largo del río Urubamba desde Cusco hasta Machu Picchu, tomó su nombre de la fertilidad de la tierra y el flujo del río sagrado que los incas creían que era un reflejo de la Vía Láctea.

Debido al hecho que tal diversidad de productos podría cultivarse aquí, el valle se convirtió en el centro de la agricultura en el Imperio Inca.

Fue elegido para las construcciones más importantes de los Incas y los complejos sistemas de riego que todavía se utilizan hasta el día de hoy.

Moray se encuentra entre las ruinas incas que todavía están aquí para contar esta historia. Se cree que este sitio arqueológico fue un laboratorio agrícola para experimentar con cultivos en diferentes microclimas, según el lugar donde crecieron en las terrazas circulares de piedra.

Este sitio es solo un ejemplo del legado inca. Los incas no solo dejaron atrás sus creencias y arqueología, la civilización también definió lo que la gente come aquí hasta el día de hoy.

Más de 4 mil tipos de papas ahora crecen en Perú, junto con alrededor de 55 variedades de maíz y una multitud de vegetales irreconocibles y hierbas silvestres culturalmente significativas.

Ahora, los investigadores están trabajando con las comunidades locales para retener esta historia culinaria, mientras que el chef peruano Virgilio Martínez defiende la diversidad de productos nativos y el trabajo que hacen estos agricultores.

Su restaurante Mil, recientemente inaugurado, destaca esta cocina única en un espacio para cenar con vistas al sitio imponente.

Que opinas sobre esta noticia?