Víctor Gobitz, al mando de Buenaventura en días difíciles. A pesar de los efectos de la pandemia en Perú, Víctor Gobitz ve el futuro de la minería con optimismo. debido a la geología privilegiada del Perú según dijo al sitio bnamericas.com

Víctor Gobitz Buenaventura

Víctor Gobitz se refiere a la situación de la industria minera peruana y los desafíos que se avecinan.

– ¿En qué proyectos debería centrarse el gobierno para avanzar durante el resto del año?

– Está claro que la mina Tía María es la primera en enfocarse. Pero otros proyectos también eran muy maduros en ese momento y obviamente requerirán actualizar la información técnica y financiera. Estas minas incluyen Minas Conga, Galeno, Michiquillay, Río Blanco y Quilish, todas en el norte de Perú.

Estos son proyectos que eran tan maduros como Tía María, pero enfrentaron problemas sociales y se detuvieron. También tenemos que asegurarnos de que Quellaveco y Mina Justa se restablezcan a su capacidad total de construcción.

– ¿En qué aspectos de la minería debería centrarse el gobierno para ayudar a revivir la economía?

– El país necesita crecer para generar empleo y debe enfocarse en toda la oferta de exportación que tenga fortalezas como los sectores agroindustrial, textil, pesquero, forestal y maderero y, obviamente, el sector minero.

Debemos promover estos sectores y simplificar los procedimientos sin cambiar los estándares. En el agronegocio hay dos proyectos de riego muy importantes: Chavimochic 3, en el norte, y Majes Siguas, en el sur, que son clave para expandir las exportaciones.

Obviamente en la industria minera estamos hablando de inversiones de miles de millones de dólares y debe haber apoyo político para proyectos a gran escala, como es el caso de Tía María. La mina, además de producir cobre, permitirá una mejor infraestructura pública para el medio ambiente y habrá mejores ingresos para la población local.

Queremos dar un mensaje a la comunidad nacional e internacional: debemos ver la crisis como una oportunidad. Como se dice en el fútbol, ​​en este momento el balón está allí para lanzar el penal y no hay portero.

– ¿Cómo pueden incentivar al sector minero para que no posponga las inversiones?

– Se requiere un sistema de licencias y permisos más expedito. Hemos estado hablando en las últimas semanas sobre el silencio administrativo positivo, lo que significa que sin cambiar ningún estándar laboral o ambiental, las empresas pueden presentar proyectos de expansión o modernización y, si en un corto período de tiempo el estado o las agencias de inspección no responden, se aprueba.

Puede haber una oportunidad para que las compañías mineras expandan su capacidad de producción en varias minas bajo un mecanismo de aprobación rápida. Perú produce 2.5Mt de cobre al año y somos el segundo mayor productor mundial de cobre. Si pudiéramos generar incentivos de tiempo, con el concepto de silencio administrativo, y si se pudiera establecer un crecimiento de la industria del orden del 10%, estaríamos hablando de niveles equivalentes al desarrollo de otro Quellaveco. De esa magnitud son los cambios que se pueden lograr con un cambio en el enfoque de los permisos.

– ¿Cuánto tiempo toma en promedio obtener los permisos?

– Depende de cada proyecto. Por ejemplo, si se habla de una modernización o expansión, lleva de seis a ocho meses. Siguiendo la lógica del negocio, si uno sabe que los aplazamientos van a impactar en términos de empleo, debe encontrar una manera de incentivar a la industria, aún más teniendo en cuenta la creciente demanda de los metales que produce Perú. El cobre, la plata, el estaño, el mineral de hierro, el zinc y todos los minerales que produce Perú tienen demanda y los precios han comenzado a recuperarse. Debemos aprovechar esta situación para impulsar, aumentar la producción e incentivar al sector minero acortando los plazos para obtener licencias y permisos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí