Trabajo infantil en Venezuela, flagelo del presente para el futuro. Han aumentado la cantidad de niños que se incorporan al trabajo infantil en Venezuela, según advierten los activistas por sus derechos.

Venezuela trabajo infantil

Moisés Bracamonte, de 12 años, sabe preparar abono y regar los frijoles negros y el maíz que su familia cultiva en el occidental estado de Táchira, en Venezuela. Dice que la parte más difícil del trabajo agrícola es «romper la tierra» para sembrar las semillas sin un tractor o un buey.

“¿Por qué es difícil con un pico? Porque el pico es pesado, y tienes que recoger mucho si tienes muchas semillas ”, dijo en una entrevista en la sala de su casa en Cordero, un pueblo a unos 800 kilómetros al suroeste de Caracas.

Con las escuelas cerradas y sin acceso a Internet, Moisés y su hermano Jesús de 11 años ayudan a su padre, también llamado Moisés, de 58 años, a cultivar la comida que proporciona a su familia, algo que casi nunca hacían antes de la pandemia de coronavirus.

Las medidas de cuarentena por coronavirus han impulsado la cantidad de niños en la fuerza laboral en Venezuela, según activistas de protección infantil en la nación sudamericana, que enfrenta una profunda crisis económica que se ha agravado en los últimos cinco años.

El problema del trabajo infantil se ha visto impulsado por una migración masiva de más de cinco millones de venezolanos que convirtió a muchos niños en el sostén de sus familias, según los investigadores.

“[La pandemia] ha agravado los factores de riesgo del trabajo infantil”, dijo Carlos Trapani, coordinador de Cecodap, un grupo sin fines de lucro enfocado en la prevención de la violencia y los derechos del niño. El trabajo va desde trabajar en basureros hasta campos agrícolas, dijo, y agregó que los niños en las áreas rurales tienen más probabilidades de depender de la asistencia pública y corren un mayor riesgo de ser reclutados por pandillas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí