Terrucos, el miedo a la izquierda en el Perú. Estigma de décadas contra todo lo que parezca de izquierda puede ser un factor en las elecciones presidenciales de abril para los terrucos.

Terrucos Perú

En noviembre pasado, la juventud peruana salió a las calles en protestas prodemocráticas desde el regreso a la democracia en 2000, acusando a los legisladores que votaron para destituir al presidente Martín Vizcarra de anteponer intereses personales corruptos al bien del país.

Una violenta respuesta policial resultó en la muerte de dos manifestantes, los estudiantes universitarios Jack Bryan Pintado Sánchez e Inti Sotelo Camargo, además de cientos de heridos y detenciones arbitrarias.

Fue en este contexto que Martha Chávez, diputada del partido Fuerza Popular -liderado por Keiko Fujimori, hija del expresidente autoritario Alberto Fujimori (1990-2000) – acusó a los manifestantes de estar vinculados a la izquierda terrorista: “Los vándalos y extremistas, indudablemente vinculados a Sendero Luminoso o MRTA [Movimiento Revolucionario Túpac Amaru], que ven las protestas como el escenario ideal para sus crímenes, lograron lo que querían desde el principio: ¡muertes! ”.

Chávez tuiteó. “Esta es su excusa para avanzar en su agenda paralela de caos y ataques a las Fuerzas del Orden”.

Ataque común

Por absurdo que parezca, este tipo de ataque es común en Perú, y recientemente incluso tiene un nombre: terruqueo, la acusación en su mayoría infundada de estar conectado a alguna vez poderosas organizaciones terroristas comunistas.

El término tiene sus raíces en el período de violencia de 1980 a 2000, iniciado por el grupo terrorista Sendero Luminoso. Originalmente fue utilizado por las comunidades campesinas de Ayacucho, la región del altiplano peruano donde se inició el conflicto armado, para identificar a los terroristas (terrucos) que operaban en su región.

Una vez finalizado el conflicto, el término se empezó a utilizar de forma descuidada y, a menudo, como un insulto político con carga racial, dirigido a políticos o activistas progresistas o de izquierda, organizaciones comprometidas con la defensa de los derechos humanos y, al menos históricamente, a personas de origen indígena.

El estigma contra la izquierda se puede ver en las encuestas mientras Perú se acerca a las elecciones presidenciales en abril. Solo una izquierdista está encuestando por encima del 5%, Verónica Mendoza, quien terminó tercera en las elecciones de 2016 pero tiene un techo bajo hoy: casi 7 de cada 10 encuestados de la última encuesta de Ipsos dicen que “definitivamente” no votarían por ella.

Además, el terruqueo y el estigma duradero contra la izquierda alimenta la polarización política de Perú y la falta de voluntad para reconocer al menos la posibilidad teórica de no solo las fallas sino también las virtudes de las posiciones de los oponentes.

Deshumaniza al otro y lo convierte en un villano desalmado, alguien que no merece ser escuchado ni comprometido. Hoy en día, los partidarios de Fuerza Popular aún se muestran reacios a reconocer que los miembros de las Fuerzas Armadas fueron responsables de violaciones de derechos humanos y que el papel de la izquierda durante el conflicto armado fue complejo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí