Surf en Perú, una forma de mantener a los jóvenes fuera del delito. Diego Villarán hace 15 años puso en marcha el Proyecto Alto Perú, una iniciativa que utilizando el surf como vehículo de recreación para jóvenes.

Surf Perú jóvenes

Desde la cima del cerro arenoso del barrio Alto Perú, la vista del mar y de la ciudad de Lima es hermosa, marcadamente en contraste con las casas abandonadas de la época colonial y las casas destartaladas de esta ciudad. zona marginada del sur de la capital peruana.

Uno camina por las calles de allí con un sentimiento mixto de inseguridad y asombro, el primero creado por la venta masiva de drogas ilegales en la calle y el segundo por la vida enérgica de la comunidad, a pesar de la pandemia del coronavirus.

En la plaza principal, un joven monitorea un punto de venta de drogas junto a un niño pequeño que está pasando el rato, un anciano arreglando una red de pesca y otros lugareños charlando al aire libre y leyendo el periódico.

Diego Villarán utiliza el surf como vehículo de empoderamiento y disciplina. Busca mantener a los niños y adolescentes alejados de las pandillas, la adicción a las drogas y el alcoholismo.

“Empezamos a enseñar (gratis) a los chicos del barrio a montar las olas para poder escapar un poco de la realidad que vivían algunos de ellos”, dice Villarán, agregando que trabajar con los más pequeños es “fundamental” en términos de «crear el cambio que esta comunidad necesita».

Terapia alternativa

El proyecto atrae a unos 120 participantes al año y utiliza el deporte como terapia para mostrar a los jóvenes “otros puntos de referencia, nuevas formas de comportarse, entender el mundo, ver que pueden lograr las cosas de otra manera, que no es necesario hacerlo. a través del crimen o la venta de drogas».

“Por un lado, es una forma de escape y refugio de la locura que están viviendo y, por otro, también les permite desarrollarse profesionalmente”, dijo Villarán, al mencionar uno de los principales objetivos del proyecto. «Capacitar a los niños para que puedan enseñar y encontrar un trabajo».

Uno de los primeros alumnos de Villarán fue Jesús Verano, un joven que “por un tiempo trabajó lavando autos en la calle principal” del distrito de Chorillos de Lima y ahora, a los 25 años, enseña surf a sus vecinos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí