Sudamérica, vínculo entre dinosaurios y vinos

Sudamérica, vínculo entre dinosaurios y vinos. Estudio realizado en Sudamérica revela que extinción de los dinosaurios allanó el camino para la difusión de las uvas y producción de vinos.

Dinosuarios América semillas uvas vinos

Sudamérica dinosaurios vinos

El fósil de uva más antiguo descubierto por científicos en un nuevo estudio en Sudamérica revela cómo la extinción de los dinosaurios allanó el camino para la propagación de la fruta y sus especies relacionadas en todo el mundo incluyendo la producción de vinos.

La investigación, publicada en la revista Nature Plants , encontró semillas de uva fosilizadas de entre 60 y 19 millones de años de antigüedad en Colombia, Panamá y Perú.

Uno de ellos representa el ejemplo más antiguo conocido de una especie de la familia de las uvas en el hemisferio occidental , afirman investigadores del Museo Field de Chicago.

“Este descubrimiento es importante porque demuestra que después de la extinción de los dinosaurios, las uvas realmente comenzaron a extenderse por todo el mundo”, dijo Fabiany Herrera, curadora del museo, en un comunicado.

Los hallazgos muestran que el evento de extinción que mató a los dinosaurios no sólo afectó a los animales del planeta sino que también afectó enormemente a las plantas.

“Siempre pensamos en los animales, los dinosaurios, porque fueron los más afectados, pero la extinción también tuvo un gran impacto en las plantas. El bosque se reinició, de una manera que cambió la composición de las plantas”, dijo el Dr. Herrera.

Comprender las plantas extintas puede ser complicado, ya que es muy raro que tejidos blandos como las frutas se conserven como fósiles, pero las semillas pueden fosilizarse y revelar secretos de especies antiguas.

Los investigadores sitúan los primeros fósiles de semillas de uva conocidos en la India, hace unos 66 millones de años, cuando un asteroide gigante golpeó la Tierra y desencadenó una extinción masiva, alterando el curso de la vida en el planeta.

América dinosaurios

Sospechan que la desaparición de los dinosaurios probablemente ayudó a alterar los bosques.

Como un gran número de dinosaurios eran gigantes, es probable que derribaran árboles y mantuvieran los bosques más abiertos de lo que son hoy, dicen los científicos.

Pero después de que estos grandes dinosaurios fueron exterminados, algunos bosques tropicales, como los de América del Sur, quedaron más poblados, encontró el estudio.

Esto provocó que los bosques formaran capas de árboles con un sotobosque y un dosel.

“En el registro fósil, comenzamos a ver más plantas que usan enredaderas para trepar a los árboles, como las uvas, en esta época”, dijo el Dr. Herrera.

La extinción de los dinosaurios también provocó la diversificación de aves y mamíferos que podrían ayudar en la propagación de las semillas de uva.

Uva fósil

Los últimos hallazgos fueron posibles gracias al descubrimiento de una uva fósil durante el trabajo de campo del Dr. Herrera en los Andes colombianos en 2022.

“El fósil estaba en una roca de 60 millones de años, lo que lo convierte no solo en el primer fósil de uva sudamericano, sino también en uno de los fósiles de uva más antiguos del mundo”, dijo.

Los investigadores pudieron identificarlo inicialmente basándose en su forma, tamaño y otras características morfológicas.

Luego, las radiografías computarizadas revelaron su estructura interna y ayudaron a confirmar su identidad.

“El registro fósil nos dice que las uvas son un orden muy resistente. Es un grupo que ha sufrido muchas extinciones en la región de América Central y del Sur, pero que también logró adaptarse y sobrevivir en otras partes del mundo”, afirmó el Dr. Herrera.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *