Sudamérica planea respuesta regional ante sobrepesca de calamar. Perú, Colombia, Ecuador, Chile y Argentina se comprometen a cooperar para dar solución en Sudamérica a la pesca ilegal de calamar.

Sudamérica calamar

En un día soleado de junio de 2019, los siete tripulantes del barco de pesca artesanal Mercedes Rosario avistaron grandes embarcaciones internacionales frente a la costa del Pacífico peruano.

El capitán Jorge Jacinto Galán decidió fondear cerca y esperar el anochecer, cuando estas embarcaciones encienden sus potentes luces para atraer al calamar de Humboldt en gran número.

“Estos barcos estaban a 50 millas de la costa del Callao”, recuerda Jacinto, dentro de la Zona Económica Exclusiva de Perú, a la que los barcos extranjeros no pueden ingresar sin permiso.

Jacinto, quien también es presidente de la Asociación de Armadores y Pescadores Artesanales de San José, registró el encuentro en dos fotografías que luego mostró en una reunión con las autoridades peruanas. Los barcos no llevaban bandera, dijo Jacinto, una práctica común entre los barcos sospechosos de realizar pesca ilegal, no declarada o no reglamentada.

Ecuador, otra víctima

El vecino de Perú, Ecuador, se convirtió en el punto focal de la atención mundial el año pasado cuando se identificó una flota de más de 300 barcos pesqueros, en su mayoría chinos, cerca de la zona de amortiguamiento alrededor de las Islas Galápagos de Ecuador.

Desde entonces, esta flota ha continuado hacia el sur hacia Perú y algunos barcos han llegado a aguas de Chile. Sudamérica ahora se compromete a trabajar junta para salvaguardar sus recursos marinos.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dijo a la Asamblea General de la ONU en septiembre que los países de la Comisión Permanente del Pacífico Sur (CPPS) -Ecuador, Perú, Chile y Colombia- condenaron la pesca ilegal en las cercanías de sus territorios y se comprometieron a trabajar juntos para abordarlo.

Dijeron que intercambiarían información en tiempo real para destacar las presuntas prácticas y permitir respuestas rápidas. Y el 4 de noviembre, la CPPS emitió un comunicado en el que especificaba la “gran flota de buques de bandera extranjera” como motivo de preocupación.

Las flotas internacionales siguen al calamar de Humboldt mientras migran a través de los vastos territorios marinos de América del Sur, lo que requiere una coordinación regional. Sin embargo, cada país a lo largo de la ruta enfrenta desafíos únicos para monitorear y responder a la sospecha de pesca INDNR.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí