Seminario Rabínico Latinoamericano, reunión con el Papa

Seminario Rabínico Latinoamericano, reunión con el Papa. Papa Francisco con el rabino Ariel Stofenmacher, rector del Seminario Rabínico Latinoamericano, apoyando proyecto judeo-católico de justicia social.

Seminario Rabínico Latinoamericano Papa

Una persona que ayuda a los demás pero no adora a Dios es un “buen ateo”, mientras que alguien que dice creer en Dios pero no hace nada para ayudar a los demás “es un cínico, un mentiroso”, dijo el Papa Francisco, al reunirse con una delegación del Seminario Rabínico Latinoamericano.

El Papa apoyó su propuesta de lanzar una serie de programas educativos destinados a ayudar a cristianos y judíos en América Latina a aprovechar su herencia espiritual común para convertirse en «agentes de cambio social».

El rabino Ariel Stofenmacher, rector del seminario, dijo en un comunicado que ven al Papa Francisco como un aliado clave para aprovechar las enseñanzas religiosas para combatir la indiferencia, la ruptura de la familia, los crecientes conflictos sociales, “el desencanto con la democracia”, la desesperanza, la adicción. y “la locura de las nuevas guerras”.

Francisco dijo que no estaba bromeando cuando les dijo que cuando un líder religioso habla de justicia, haciéndose eco del llamado de los profetas a cuidar del huérfano, la viuda, el extranjero, el pobre — a menudo los detractores “te dirán que eres comunista. Y mira, me dicen: ‘Este Papa, en vez de hablar de Dios, está hablando de cosas sociales’”.

Pero los dos van juntos, dijo. A lo largo de la Biblia, los creyentes son llamados a amar a Dios y amar a su prójimo, “es decir, adorar y servir, adorar y ayudar”.

Guerra

Los líderes espirituales deben trabajar para mostrar a las personas cómo “nuestra fe se convierte en obras y que nuestras obras nos llevan a la fe. Es un círculo”, dijo el Papa. “Tenemos que enfatizarlo, porque malinterpretar las cosas que decimos los agentes de pastoral es nuestro pan de cada día: toman un poco de lo que dijimos, y no todo, y lo descontextualizan”.

El Papa Francisco también habló a la delegación sobre la guerra en Ucrania, que “me molesta, me hace sufrir”.

No solo porque ha enfrentado a “hermanos contra hermanos”, sino también porque “si no se fabricaran armas durante un año, se acabaría el hambre en el mundo”.

“Una guerra se libra cuando un imperio se siente débil, entonces mata para sentirse fuerte y usar las armas que tiene” para poder hacer otras nuevas, dijo. “Me hace sufrir verlos probar esos drones que estaban enviando por Ucrania, que están probando nuevas armas a costa de que la gente muera”.

Frente a una «cultura de crueldad», el Papa Francisco prometió que la Iglesia Católica trabajaría con la comunidad judía para promover la enseñanza de «nuestros libros sagrados», que insisten en que Dios es el padre de todas las personas, por lo tanto, todos son hermanos y hermanas.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *