Sarah Zapata, artista con raíces en Perú trabaja con textiles

Sarah Zapata, artista con raíces en Perú trabaja con textiles. La práctica de tejido a mano de la artista Sarah Zapata la ayuda a unir las dos principales influencias culturales del Perú y el cristianismo evangélico en su vida.

Sarah Zapata artista

La práctica popular de revivir la artesanía antigua y tradicional en el arte contemporáneo no es nada nuevo.

Las técnicas ancestrales se han vuelto omnipresentes en el mercado del arte y en museos y galerías por igual.

El resurgimiento de tales métodos se ha descrito como un gesto hacia algo más cierto y tangible en una época convulsa, o un medio de rechazar lo digital en favor de lo hecho a mano.

“Los textiles están profundamente relacionados con mucho de lo que es mi experiencia como lesbiana peruano-americana”, dice la artista Sarah Zapata, quien creció entre los hogares de su padre peruano y su madre, la hija de un predicador bautista.

“El Perú tiene una tradición textil tan rica. Mi abuelo incluso era dueño de una tienda de telas en Piura de donde es mi familia paterna; también trabajar con telas es algo que hace una buena cristiana ”, explica.

“Las tradiciones peruanas y precolombinas continúan siendo una fuente de investigación e inspiración para mí, específicamente cómo se usaban los textiles. Se dedicaron muchas horas a hilar, teñir, tejer, bordar telas en estas civilizaciones, y son un hermoso monumento a cómo esta comunidad de mujeres trabajaron juntas para lograr un objetivo singular».

Paracas

En la civilización de Paracas, los textiles se utilizaron para articular eventos importantes en la vida de un individuo: cuando nacieron, cuando se casaron, luego cuando murieron. Luego fueron enterrados con estos textiles; se creó una especie de útero con estas capas de tela. «Estas piezas, llamadas paquetes de momias, son algo a lo que sigo volviendo», aclara.

Las obras textiles prismáticas de Zapata están tejidas a mano con un telar de piso de nueve arneses de estilo americano. Trabajar en el suelo con las manos en el telar, dice Zapata, se siente «como si la técnica fuera un testimonio de ambas culturas y una forma de entender mi relación con la tradición, desde un punto de vista no tradicional».

La artista describe su práctica, que incluye instalaciones textiles del tamaño de una habitación, como «una investigación continua sobre cómo los textiles se relacionan con las estructuras de espiritualidad y colonialismo, y cómo los textiles pueden adornar el espacio para dirigir el cuerpo».

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.