Ruta del Migrante en Sudamérica, triste realidad

Ruta del Migrante en Sudamérica, triste realidad. Según las estimaciones más recientes, más de 6 millones de venezolanos han escapado hacia Sudamérica y muchos más migrantes han cruzado sin papeleo.

Sudamérica ruta migrante

En febrero de 2021, Colombia extendió el estatus de protección temporal a los venezolanos indocumentados que residen en su país. Esto les permite trabajar y eventualmente obtener la residencia permanente.

Sin embargo, muchos venezolanos con los que habló el CIS explicaron que a pesar de estos gestos humanitarios, Colombia está saturada con más de 1,8 millones de venezolanos registrados y probablemente órdenes de magnitud más que permanecen sin registrar, por lo que los trabajos son escasos.

Y con el aumento de la inflación mundial a raíz de la pandemia, los precios han subido en Colombia hasta el punto de que algunos migrantes han decidido que están mejor en Venezuela.

Cúcuta

En ninguna parte es esto más evidente que en Cúcuta, la ciudad fronteriza colombiana donde miles de venezolanos cruzan todos los días en busca de suministros que no están disponibles en casa. La ciudad tiene la sensación de muchas fronteras: sucia, caótica y ruidosa. Quioscos improvisados ​​se alinean en las calles polvorientas, llenos de productos, desde medicamentos hasta alimentos básicos y extensiones de cabello.

Multitudes de viajeros exhaustos se disputan el espacio con sus mochilas y maletas con ruedas. Los autobuses se alinean para llevar su carga humana más adentro del país. Los cambistas compiten entre sí por la moneda casi sin valor que se saca de Venezuela en bolsas de basura. Los chatarreros aceptan alambre de cobre como pago, arrancado de los edificios del otro lado y transportado a lomos de jóvenes demacrados.

Hay centros de alimentación aquí, financiados por organizaciones benéficas locales e internacionales, por lo que muchos venezolanos se quedan en Cúcuta por un tiempo, obteniendo el poco dinero que pueden mendigando, lavando ventanas en las intersecciones o vendiendo sus cuerpos.

De hecho, hay más venezolanos en Cúcuta que cucuteños. Eventualmente, aunque este mismo hecho es lo que los impulsa a seguir adelante. Hay demasiadas personas indigentes y necesitadas en un solo lugar. Wendy, una mujer venezolana que vende nueces en el lado colombiano del puente, le dijo a CIS que se había ganado la vida de esa manera durante los últimos tres años.

Pero desde que golpeó la pandemia, los precios han aumentado tan dramáticamente que ya no puede llegar a fin de mes. Ella está tratando de decidir si abandonar su puesto de nueces e irse a Chile o a los EE. UU.

Rastros

Los venezolanos la llaman «La trocha». Es un término genérico para el viaje a un lugar mejor. Desde este punto de partida, tienen una decisión que tomar. El sendero se bifurca aquí, al norte y al sur. Ambas direcciones están llenas de riesgos, ambas tienen el potencial de una vida mejor. Y ambos requieren cruzar fronteras ilegalmente.

Algunos factores a tener en cuenta: incluso de un país en tan malas condiciones como Venezuela, el factor impulsor de prácticamente todos los migrantes es económico. Simplemente pueden ganar más dinero yendo a otro lugar. La pobreza no es razón suficiente para solicitar asilo. Tampoco lo es un alto índice de criminalidad en casa. Pero eso no les impide intentarlo.

Y como informó recientemente el CIS , los programas financiados por la ONU ayudan a los migrantes educándolos sobre cómo «desenterrar los recuerdos reprimidos de la persecución» para describir su situación de tal manera que puedan obtener asilo.

Rumbo a Chile

Cuando la administración Trump instituyó el Título 42 en marzo de 2020, la ecuación cambió para muchos inmigrantes. Saber que se verían obligados a languidecer en México poco antes de su objetivo hizo que la decisión de dirigirse al sur fuera más atractiva. Entonces, cientos de miles de haitianos, venezolanos y migrantes extracontinentales se dirigieron a Brasil, Ecuador, Perú y Chile.

Todos estos países cuentan con salarios muchas veces más altos que los países de los que huían los inmigrantes, por lo que se los consideraba sustitutos aceptables de Estados Unidos.

El camino a Chile, que cuenta con el nivel de vida más alto de toda América Latina, es solo unos 300 kilómetros más corto para los venezolanos que el viaje a El Paso, Texas. El hecho de que el viaje al sur no incluya atravesar el mortal Tapón del Darién también es una consideración.

Los migrantes que hacen el viaje de 5000 kilómetros pueden contar con salarios de entre 400 y 1000 dólares al mes en un país de habla hispana con políticas migratorias relativamente amigables.

Algunos migrantes optaron por quedarse en Perú o Ecuador, pero a medida que cientos de miles de venezolanos se desplazaron hacia el sur, esos países se han vuelto cada vez más hostiles hacia los migrantes. Ecuador, por ejemplo, tiene más de 430.000 venezolanos, un número que ha fomentado una creciente xenofobia entre los locales.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.