Rossy González, modelo sensación de Paraguay en literatura erótica

Rossy González, modelo sensación de Paraguay en literatura erótica. La modelo y conductora de radio con actuación entre las bellezas del Perú, Rossy González, motiva serie erótica de cuentos. Aquí ella y uno de los textos.

Rossy González modelo erótica

Libro de cuentos de literatura erótica a publicarse en junio próximo ha trabajado con la modelo Rossy González. La paraguaya siempre activa en redes sociales muestra otra de sus facetas, en un cruce entre arte y erotismo, a través de la palabra y la imagen.

Aquí uno de los cuentos que componen el volumen que saldrá al mercado de modo digital, mediante suscripciones como método de difusión. Los textos están escritos en idioma español, pero tendrá sus versiones en inglés y portugués. Las fotos de Rossy llevan el sello de @lucasrockph

Amiga de vacaciones

Cómo le digo a la mejor amiga de mi novia que quiero irme de vacaciones con ella.

Cómo le digo también a la hermana de la mejor amiga de mi novia que, en verdad, quiero comerla, retomar la antropogafia tan histórica de Sudamerica.

Cómo le digo a mi novia que su hermana también me enloquece, desde el primer día.

Cómo le digo a la hermana de mi novia que la besaría en el olimpo de su cuerpo como si fuera una naranja fresca en el verano, a la siesta.

Cómo le digo a mi novia estas cosas. Estas realidades, mis prioridades máximas y pasajeras en nuestras relación.

Imposible.

Si le digo algo, apenas una pista, sería como cavar mi propia tumba. Y si no le digo nada lo único que resta es pensar en estas cosas, a sus espaldas. Una espalda que deseo, todo el tiempo (menos en vacaciones, parece).

Aunque soñar con todas ellas, las que están a su alrededor, una a una, con detalles, y con todas a la vez, incluyen a mi novia (a veces).

Pero no creo que a ella le haga demasiada gracia compartir mis fantasías secretas, recónditas, húmedas, de piel con pelos paraditos.

Ella no se imagina nada de lo que pienso. Es una novia que hace sin pensar, todo, incluso lo que no le pido pero me gusta y después sí, se lo pido.

Y estamos tan cerca, por las noches, tan cerca, que a veces temo hablar dormido, decir algún nombre que no sea el de ella, que sea el de su hermana o la amiga de su hermana o el de su propia amiga.

Duermo poco, a veces. Casi nada.

La amiga de mi novia tiene el mejor culo que he visto en toda mi vida. Los he visto mejores, claro, pero en la televisión o en el cine.

La hermana de mi novia tiene unas tetas formidables, como salidas de un cuadro, como si fueran dos goles de Messi en el mismo partido.

Y la amiga de la hermana de mi novia tiene la boca más sexy que veré en todos los años que aún me restan.

Las recuerdo, a las tres, y quisiera invitarlas a navegar por mi imaginación, recibirlas en mis sueños como si fuera el piloto de un avión lujurioso. Ellas vendrían. Lo sé, quiero saber que es así.

Hoy es una de esas noches que no consigo dormir. Y es cuando las pienso: ¿qué harán ellas? ¿Pensarán en mí? Presiento que sí.

Y es cuando tengo ganas de confesarle todo esto que me pasa a mi novia.

Pero es mejor no decirle nada. Quizá crea que la estoy engañando con otras.

Y no, mi amor, no engaño, no te engaño. Todavía. Por culpa de todas ellas, tan cercanas a tu vida, no puedo engañarte. No puedo engañarte más.

 

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.