Riesgos por mayor extractivismo y explotación minera en Perú. El presidente Vizcarra dijo que “ha asumido el desafío y ha estado trabajando en la aprobación de una nueva regulación para los procedimientos de la industria”, para fomentar la explotación minera.

Perú explotación minera

El reglamento “tiene como objetivo proporcionar certeza a los inversores para impulsar la inversión privada” y satisfacer las demandas de los mineros que “han solicitado que se aceleren los procedimientos para desbloquear proyectos y permitir que el sector contribuya a la reactivación económica”.

La decisión actual del gobierno de elevar el extractivismo como motor de reactivación económica favorece un clima de inversión seguro y una reapertura económica más rápida.

El 20 de julio de 2020, Carlos Gálvez, ex presidente de la asociación de minería y energía SNMPE, dijo que “para recuperarnos tenemos que activar de inmediato la cartera de proyectos mineros, ya que la minería impulsará a toda la economía”.

De manera similar, el 23 de junio de 2020, Víctor Gobitz, presidente del Instituto de Ingenieros de Minas de Perú y presidente ejecutivo del productor local de metales preciosos Buenaventura, había dicho que “debemos ver la crisis como una oportunidad”.

Gobitz agregó que “se requiere un sistema de licencias y permisos más expedito”, una demanda que el gobierno ha cumplido diligentemente. Además, Gobitz también dejó en claro que era necesario revisar el clima político y social en el Perú.

Al hablar sobre los problemas de la minería, dijo que muchos proyectos mineros “confrontaron problemas sociales y fueron detenidos”. Gobitz sugiere que “a largo plazo tenemos que trabajar para madurar el sistema político, tener menos partidos políticos y ser más responsables con el país”.

Mientras que el estado y el bloque de poder se han fusionado armoniosamente para avanzar agresivamente en una agenda de extractivismo, la clase trabajadora y los pueblos indígenas han sido borrados por completo del proyecto de “desarrollo”.

La instalación de nuevas regulaciones destinadas a intensificar la minería, brinda certeza a los inversores (eliminando la resistencia) y simplifica procedinmientos (autorizando el daño ecológico acelerado).

El estado peruano debería equilibrar la explotación lenta para que la avalancha de “reactivación económica” sea armónica y democrática para la mayoría de los ciudadanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí