Ricardo Zárate abre restaurante peruano-japonés en Las Vegas

Ricardo Zarate abre restaurante peruano-japonés en Las Vegas. Una vez a la semana. El domingo es el día escogido para inaugurar Once. Zárate apuesta a dar allí lo mejor de la cocina peruana con influencia japonesa. Las Vegas posee 2 millones de residentes. Y 42 millones de turistas todos los años.

«Las Vegas es una ventana más grande. Es una ventana al mundo», admite Zárate. El ya posee cuatro nominaciones por sus restaurantes en Los Ángeles. «Mi adrenalina está por el techo. Es una gran oportunidad para exhibir no solo a Las Vegas, sino para mostrar la cocina peruana en todo el mundo. Estoy super excitado», confiesa.

El restaurante de Zárate en Las Vegas, Once, está programado para abrir el domingo 11 de marzo. Mientras aclara que la cocina casera de su madre y su abuela es su mayor influencia hay más camino. El estilo de Once será el Nikkei peruano, un término que representa el impacto en la cocina del país de los inmigrantes japoneses que comenzaron a llegar a fines del siglo XIX.

«Perú fue una esponja aceptando tantas influencias», explica Zárate. «Los japoneses fueron los primeros en llegar. Y les enseñaron a los peruanos más profundamente sobre cómo usar el pescado en el Perú».

Zárate, que nació en Lima, creció con esas influencias, pero ni siquiera se dio cuenta al principio. Los inmigrantes japoneses abrieron restaurantes en Perú, pero no eran restaurantes japoneses.

Ingredientes secretos

«Abrían restaurantes peruanos, pero le agregaban ingredientes extras a la cocina peruana. Ingredientes secretos», plantea. La conciencia de Zarate creció luego de graduarse de la escuela de cocina en Perú. Viajó a Londres para cocinar durante 12 años.

«Abrí los ojos porque comencé a trabajar en un cuatro estrellas japonés», dijo. «Cuando fui a Londres me di cuenta. Y veo las conexiones ahora. He visto esto antes, por supuesto, en la cocina peruana. Estuve usando ingredientes japoneses la mayor parte de mi vida. Es emocionante para mí, porque luego me di cuenta: ese era el pequeño sabor que no entendía» cuenta, entre risas.

Zárate dijo que cuando salió de Perú rumbo a Londres, lo hizo con la intención de exhibir al mundo su cocina nativa. Se fue a Estados Unidos en 2009. Allí abrió Mo-chica, seguido de Picca en 2011 y Paiche y la taberna azul en 2013.

El domingo sube la apuesta. Ni más ni menos que en Las Vegas.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.