Pueblos indígenas del Perú, el profundo ascenso de Castillo

Pueblos indígenas del Perú, el profundo ascenso de Castillo. El probable próximo presidente de Perú, Pedro Castillo, es una figura muy popular entre los votantes de los pueblos indígenas postergados.

Pueblos indígenas Perú Castillo

Castillo, quien tiene una ventaja muy pequeña sobre la conservadora Keiko Fujimori, ha sido blanco de un discurso de odio y una retórica anti-indígena que se intensifica en medio de acusaciones infundadas de fraude electoral.

Fujimori y su partido han presentado, hasta ahora, reclamos no comprobados de manipulación de votos, centrándose en las boletas provenientes de las regiones rurales de la sierra andina y la selva amazónica.

“Creemos que esta es una estrategia racista. Están dirigiendo el enfoque hacia las áreas rurales e indígenas y lejos de las ciudades para fundamentar sus reclamos”. dice Newton Mori Julca, del Centro de Culturas Indígenas del Perú

«Están dirigiendo el enfoque hacia las áreas rurales e indígenas y lejos de las ciudades para fundamentar sus reclamos», añade.

La muy disputada elección presidencial de Perú expone un problema de larga data pero rara vez reconocido en el país: un legado de marginación de los pueblos indígenas, que representan más del 26% de la población, informó el Ministerio de Cultura en 2017.

Racismo

“Nunca había visto algo así”, dijo Marco Avilés, un escritor y académico peruano que estudia el racismo en los Andes. «Las élites políticas y económicas blancas tienen mucho miedo de este candidato».

Castillo, un maestro de escuela de 51 años y agricultor de la provincia rural de Cajamarca, hizo campaña apelando a los votantes rurales. Apareció en debates televisados ​​con un sombrero de paja, llegó a caballo para emitir su voto para la primera ronda de votaciones en abril y adoptó el lema «No más pobres en un país rico».

Castillo se ha identificado públicamente como una persona de clase trabajadora, no como miembro de un grupo étnico en particular. Pero ha mostrado solidaridad con los indígenas peruanos. Se comprometió a tomar una mayor parte de las ganancias de las empresas mineras que, según él, han «saqueado» el Perú rural y utilizar el dinero para la salud y la educación. También ha propuesto nacionalizar los sectores minero, petrolero y energético.

Muchos conservadores dicen que les preocupa que trastorne la economía de libre mercado de Perú y arrastre al país hacia un desastre económico similar al que se ha visto en Venezuela. Pero no todas sus políticas serían consideradas de centro izquierda, explicó Avilés.

“Es un conservador de izquierda”, dijo Avilés. “Él no está a favor de los derechos de las personas homosexuales o transexuales. No está a favor del aborto «.

Mensajes en línea

En abril, cuando Castillo fue hospitalizado en Lima por complicaciones respiratorias, el exministro de Vivienda Carlos Bruce sugirió que Castillo debería haberse quedado en su provincia montañosa natal. En la costa de Lima, los chistes con carga racial a menudo implican que la gente de las montañas es inferior.

Bruce, en referencia a Castillo, escribió en Twitter : «Parece que el oxígeno abundante en la costa lo afectó porque está acostumbrado al oxígeno limitado en las tierras altas».

Bruce luego borró el tweet sin explicación ni disculpa.

En las redes sociales, los detractores de Castillo a menudo usan términos ofensivos para describirlo, una persona de las tierras altas.

A mediados de junio, un canal de Twitter anónimo publicó un chat grupal privado entre dos votantes frustrados. Los dos hombres, de 29 años y oriundos de Lima, según corroboración del sitio web Sudaca, discreparon del abrumador apoyo que Castillo recibió en las regiones andinas mayoritariamente indígenas de Perú.

Uno de ellos escribió: “En esos lugares, voy a tirar mi basura al suelo, escupir en sus calles, violar a sus mujeres”.

Uno de los hombres perdió su empleo después que se publicó la conversación, informó Sudaca.

La historia peruana del sentimiento anti-indígena se remonta al período del colonialismo español, explica Juan Carlos Callirgos, antropólogo e historiador de la Universidad Católica del Perú que estudia raza y etnia. Hasta la Segunda Guerra Mundial, algunos miembros del Congreso peruano describieron a los pueblos indígenas como bestias y no como humanos, mientras que los intelectuales sostenían que los europeos blancos eran una raza superior.

“Lo crea o no, hubo intelectuales en Perú que decían esas cosas”, afirma Juan Carlos Callirgos, de la Universidad Católica del Perú

Los votantes en las montañas dicen que se identifican con Castillo no necesariamente por su raza. Juan Chilon, un agricultor de Cajamarca, la provincia natal de Castillo, dice que cree que votaron por Castillo porque él ha experimentado personalmente la negligencia del gobierno nacional hacia el Perú rural y profundo.

Y Chilon agrega que no le preocupa el discurso racista en las redes sociales. Después de todo, dice, es posible que Castillo no pueda derrotar al racismo, pero es muy probable que gane la carrera por la presidencia.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.