Proyecto de inclusión económica, profesionales peruanos y venezolanos. El Proyecto de Inclusión Económica, financiado por USAID, ha apoyado el diseño del Plan de Reactivación de Emprendedores, también conocido como Escuela de Soñadores. Es para peruanos y venezolanos.

Profesionales peruanos venezolanos

El Proyecto de Inclusión Económica del Consejo Mundial de Cooperativas de Crédito y sus socios en Perú trabajaron en agosto para ayudar a los migrantes venezolanos, desde aspirantes a empresarios hasta médicos capacitados, a restablecer sus medios de vida en un nuevo país.

Desarrollado con Unión Venezolana en Perú (UVP), una ONG local, el objetivo del programa es crear las oportunidades necesarias para fuentes alternativas de ingresos para la población migrante venezolana, que ha sentido los duros impactos de la pandemia COVID-19.

Este esfuerzo conjunto ha hecho posible diseñar el programa para emprendedores basado en una metodología propia que apoya a cada emprendedor en el desarrollo de habilidades interpersonales y de gestión empresarial, con el objetivo de prepararlos para desarrollar planes de negocio de salida al mercado con el objetivo de alcanzar el éxito.

Cuarenta y dos personas se unieron a la UVP durante dos días de talleres virtuales para mejorar sus habilidades empresariales. El primer taller, DESPEGA, ayudó a los aspirantes a emprendedores a generar nuevas ideas comerciales. El segundo, CRECE, ayudó a los empresarios existentes a determinar cómo fortalecer sus negocios y estar preparados para recuperarse del impacto de COVID-19.

“Con este programa podemos abrir un camino para convertirnos en emprendedores exitosos en un país que ofrece muchas posibilidades”, dijo Gabriela Serrano, una profesional venezolana de 35 años que participó en el taller CRECE.

Serrano ha tenido oportunidades de trabajo intermitentes y esporádicas en varias empresas mientras ha continuado desarrollando su propio negocio en paralelo. Produce complementos para mujer modernos, versátiles y cómodos. Sus productos tienen un estilo peruano único, utilizando materiales locales como telas y metales.

Taller DESPEGA

Rusmery Moreno, de 41 años, profesional de negocios y madre que participó en el taller DESPEGA, trabaja a tiempo parcial en una empresa, pero ha estado desarrollando su propio negocio durante los últimos seis meses.

Produce y vende jabones artesanales a base de glicerina. Sus productos están hechos de ingredientes 100% orgánicos y naturales, incluidos los colorantes y las fragancias creadas con aceites esenciales naturales.

Desde que comenzaron sus emprendimientos comerciales, Gabriela y Rusmery han tenido que enfrentar barreras importantes, algunas de las cuales siguen siendo un desafío hasta el día de hoy, incluida la dificultad para acceder a financiamiento y saber qué herramientas pueden estar disponibles para ayudarlos a administrar sus negocios.

Estas mujeres sueñan con independizarse económicamente a través de sus negocios. Es un sueño que, paso a paso, se hará realidad precisamente gracias a programas de formación como el School of Dreamers.

El presidente de la UVP, Oscar Pérez, agradece a USAID y al Proyecto por el apoyo al programa, que había sido algo que había esperado hacer realidad durante algún tiempo. Ahora, a medida que comienza la Escuela de Soñadores, está generando oportunidades para emprendedores venezolanos nuevos y existentes en Perú.

Al final del programa, habrá una oportunidad para que los emprendedores prueben sus productos y servicios antes de que salgan al mercado. También pueden tener acceso a un fondo de capital inicial, así como a educación financiera y conexiones con instituciones financieras para respaldar su negocio. Esto incluye acceso a ahorros, préstamos y seguros.

Profesionales venezolanos

El Proyecto de Inclusión Económica también ha apoyado el Plan de Asimilación Productiva para ayudar a los profesionales venezolanos a encontrar trabajo en sus respectivos campos de especialización. Hasta el momento, ha ayudado a 50 médicos venezolanos a iniciar el proceso de revalidación de sus títulos médicos y credenciales profesionales para poder trabajar legalmente como médicos en su país anfitrión.

El proyecto también ha identificado a 100 docentes para apoyar con capacitación y conectarlos con las vacantes laborales, incluidas las ofrecidas por el gobierno peruano y organizaciones privadas.

El objetivo del Proyecto de Inclusión Económica es apoyar a 10,000 venezolanos y locales, incluidos 2,000 profesionales, con capacitación en habilidades sociales, habilidades gerenciales y servicios financieros. El Proyecto también busca brindar apoyo para establecer conexiones con instituciones públicas y privadas que tengan vacantes y oportunidades de empleo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí