Presidencia de Pedro Castillo, ¿nació condenada?

Presidencia de Pedro Castillo, ¿nació condenada? Con los nombramientos de su gabinete, el nuevo mandatario de Perú, Pedro Castillo puede haber plantado las semillas de su propio fracaso en la presidencia.

Pedro Castillo presidencia

Por Andrea Moncada

Pedro Castillo fue finalmente juramentado como presidente de Perú el 28 de julio, luego de más de un mes de incertidumbre política provocada por el intento de Keiko Fujimori de revertir los resultados electorales.

Durante ese tiempo, parecía que la inquietud que produjo su elección entre varios sectores de la población quizás había sido exagerada: Castillo incorporó a su equipo a personas más moderadas, como Pedro Francke, un economista de izquierda que comenzó a reunirse con los bancos de inversión para asegurarles que el nuevo gobierno no pondría en peligro la estabilidad económica del país.

Esto fue visto como una señal de que Castillo estaba dispuesto a aplastar su agenda económica radical, tendencias autoritarias y vínculos con individuos y organizaciones simpatizantes del grupo terrorista Sendero Luminoso.

Esas esperanzas se vieron frustradas el jueves, cuando Castillo nombró a Guido Bellido como primer ministro y jefe de su gabinete. Bellido es congresista por Perú Libre que actualmente enfrenta una investigación judicial por disculpa por Sendero Luminoso. También es un homófobo virulento y misógino que, da la casualidad, es muy cercano a Vladimir Cerrón.

El resto del Gabinete también está seriamente cuestionado: se informa que el ministro de Trabajo también tiene vínculos con una organización pro Sendero Luminoso, otros miembros no tienen experiencia en sus sectores designados. Y mientras Francke finalmente aceptó en el cargo de ministro de Economía y Finanzas el viernes por la noche después de supuestamente negociar un grado de autonomía, Cerrón ya expresó en Twitter su deseo de dejar de lado al economista, a quien considera demasiado representativo del status quo de Perú.

Bellido y Cerrón aumentan tensión

Así, la designación de Bellido ha sido interpretada por los peruanos de dos maneras: Castillo ha decidido aliarse con los elementos más radicales de su partido, y está apostando por una estrategia de enfrentamiento contra el Congreso, que está mayoritariamente compuesto por la oposición.

No es prematuro decir que esta decisión probablemente resultará en la ruina de Castillo, y es evidencia que tanto él como Cerrón están sobrestimando el nivel de apoyo popular a su nuevo gobierno.

Castillo ha sabido desde su elección que enfrentaría una oposición muy agresiva desde muchos frentes. Perú Libre no tiene suficientes escaños en el Congreso para aprobar leyes por sí solo. Los principales medios de comunicación se alinearon inmediatamente con la derecha después de la segunda vuelta y ahora serán muy críticos con sus políticas; al sector empresarial le encantaría verlo destituido; y el ejército, actualmente sin jefe de las Fuerzas Armadas (el anterior renunció unos días antes de la juramentación de Castillo), se ha negado a reconocer simbólicamente a Castillo como comandante en jefe hasta que nombre un reemplazo.

Su única fuente real de poder era la aprobación de la población, la mayoría de la cual posiblemente lo veía como una alternativa a la política tradicional y la llegada de una economía y una sociedad más justas. Hace solo dos semanas, el 50% de los ciudadanos informaron sentir esperanza y confianza con respecto a Castillo, según la encuestadora local IEP.

Sendero Luminoso

Sin embargo, para la mayoría de los peruanos, cualquier cosa remotamente relacionada con Sendero Luminoso se considera una afrenta. Casi todos los sectores políticos han tomado la designación de Bellido como tal, excepto Nuevo Perú, el grupo que representa a la izquierda progresista y que también forma parte del Gabinete.

De hecho, la medida fue tan extraña que algunos periodistas creen que en realidad es parte de un plan de Cerrón y Castillo para provocar que el Congreso le niegue al primer ministro un voto de confianza, lo que obligó al presidente a nombrar un gabinete completamente nuevo, allanando así el camino para la disolución del Congreso.

Según la Constitución peruana, el ejecutivo puede disolver la legislatura si ésta le niega al gabinete un voto de confianza dos veces. Se especula que esto aceleraría el proceso de convocatoria de una Asamblea Constitucional, uno de los principales objetivos de Castillo.

Sea o no ese el plan, parece haber fracasado. Si bien varios legisladores han pedido la renuncia de Bellido, la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, del partido centrista Acción Popular, ha declarado que primero se reunirán con Bellido y escucharán lo que tiene que decir en lugar de rechazarlo de plano.

Es posible que este nuevo Congreso sea consciente de los errores cometidos por los anteriores, en particular la legislatura disuelta por el expresidente Martín Vizcarra en 2019. Puede que no quieran ser vistos por la ciudadanía como la causa de una nueva crisis política, sabiendo que Los peruanos se han cansado del constante enfrentamiento entre las dos potencias. En cambio, dejarán ese papel al presidente.

Congreso

También hay otra forma en que el Congreso tiene la ventaja. Como descubrió el país en los últimos años, acusar a un presidente puede ser un asunto bastante rápido, ya que todo lo que se necesita son dos tercios de los votos parlamentarios (87) y un incidente que puede interpretarse como «incapacidad moral».

Reaccionar ante cualquier amenaza de disolución de Castillo acusándolo primero podría ser bastante fácil, más aún cuando ya se habla de removerlo a menos de una semana de su presidencia, incluso entre los partidarios anteriores. Dada la torpeza política de Castillo y la aparente falta de preocupación por tener personas corruptas y simpatizantes de Sendero Luminoso entre sus ministros, no es difícil prever un proceso de juicio político en el futuro cercano.

Eso no es lo mismo que decir que destituir a Pedro Castillo equivaldría a salvaguardar la democracia de Perú, ni que pondría fin a la agitación que ha experimentado el país desde 2016. Puede que la izquierda de Castillo haya ganado las elecciones, pero no está claro que realmente pueda gobernar, y mucho menos liderar la revolución social y económica prometida a los peruanos. No hacerlo solo profundizará la polarización existente, desestabilizará la economía y abrirá el camino a opciones aún más radicales y antidemocráticas, esta vez de la extrema derecha. Y no desperdiciarían la oportunidad.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.