Por qué Perú decidió pedir prestado por más de 100 años. Después de semanas de inestabilidad política, protestas y tres cambios de presidente, Perú anunció una movida económica arriesgada en la tomó deuda a muy largo plazo.

Perú deuda

Por primera vez en su historia, Përú decidió lanzar un bono económico desde hace más de 100 años, una de las pocas naciones del mundo que ha cumplido con tal plazo para su deuda.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) del país había publicado el domingo un decreto supremo autorizando la emisión, en el que indicó que los fondos se utilizarán para contener el Covid-19 y financiar parte del gasto público.

“En este caso, se trata de obtener financiamiento para el presupuesto público que se ha incrementado como consecuencia de la pandemia, dado que las necesidades han aumentado, pero los ingresos han disminuido”, afirma Pedro Grado Smith, profesor de Economía de la Universidad de Lima.

Los nuevos bonos se emitieron en un contexto único: poco antes, el Congreso de Perú había sacado a un presidente, otro había renunciado y un tercero, Francisco Sagasti, había asumido como presidente interino mientras, en las calles, las protestas dejaron dos muertos y decenas de heridos.

Sagasti ya había anticipado la semana pasada a la agencia de noticias Reuters que Perú tenía previsto concretar en el corto plazo la colocación de bonos para financiar el “alto” déficit fiscal , el pago de intereses y obligaciones sobre antiguos compromisos con vencimiento en 2021.

Macroeconomía positiva

Según Grado Smith, el hecho de que el país haya logrado acceder a estos fondos a pesar del torbellino político de la última semana es prueba de la consolidación que ha experimentado la economía peruana en las últimas décadas.

“El Perú ha podido acceder a estos plazos porque su macroeconomía aún tiene elementos muy positivos ”, dice el académico.

“Hasta el año pasado estábamos entre los 32 países con mejor macroeconomía del mundo, según el Foro Económico Mundial. La inflación de Perú fue menor que la de Estados Unidos el año pasado, tenemos una cantidad de reservas notable, la tasa de inflación es baja. Eso genera confianza en los inversionistas porque, al ser una economía estable, se puede conseguir ese financiamiento ”, agrega.

El experto, que considera que “la deuda en sí no es mala”, advierte que las consecuencias de la venta de estos bonos para el peruano común dependerán del manejo de esa deuda en los próximos años por parte de las autoridades.

Grado Smith explica que, en esencia, un bono es un mecanismo de endeudamiento que proporciona fondos a estados o empresas para llevar a cabo ciertos emprendimientos.

“La gente cuando quiere obtener un crédito, va al banco y lo pide. Las empresas y los países también pueden pedir un crédito al banco o, por otro lado, también pueden emitir un bono ”, dice.

“La diferencia entre un bono y una deuda es que este último lo da directamente el banco y en el caso del bono es el público en general y, sobre todo, lo que ellos llaman inversionistas institucionales, como las compañías de seguros, quienes los compran», añade.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí