Peruanos luchan contra el cambio a la Constitución

Peruanos luchan contra el cambio a la Constitución. En el concurrido Jirón de la Unión, en el centro histórico de Lima, los jóvenes peruanos militan en contra de cualquier cambio a la Constitución.

Peruanos Constitución

Una nueva Constitución fue una promesa de campaña del presidente Castillo, un ex maestro de escuela primaria. Pero después de la sorpresiva victoria de Castillo, a sus críticos les preocupa que él planea llevar a Perú por el camino de otros países latinoamericanos donde la democracia se ha marchitado.

Desde el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro hasta Evo Morales en Bolivia y Daniel Ortega en Nicaragua, los populistas de izquierda de la región han utilizado la reforma constitucional y las instituciones débiles para consolidar el poder.

Ahora un grupo de jóvenes peruanos está decidido a no dejar que suceda lo mismo en casa. En su lucha, se unen a sus homólogos jóvenes de todo el continente que lideran movimientos políticos y sociales contra las clases dominantes para impulsar el cambio.

Anuncios

En Argentina, ejércitos de mujeres jóvenes se han movilizado para exigir una mayor igualdad de género, y el año pasado tuvieron éxito en una reñida campaña para legalizar el aborto.

En Chile en 2019, fueron en gran parte los jóvenes hartos de ver pasar la creciente prosperidad de su país quienes llenaron las calles, paralizaron a Chile y obtuvieron concesiones económicas y un proceso para entregar un reemplazo a la constitución de la era de la dictadura de Pinochet.

Y en Cuba, los jóvenes están a la vanguardia de un movimiento de protesta sin precedentes que presiona al gobierno sobre el deterioro de las condiciones económicas y los abusos contra los derechos humanos. La tensión fue alta en La Habana el lunes cuando las autoridades aplastaron un día nacional de protesta planificado, incluso con arrestos domiciliarios de disidentes.

“No queremos que nuestro querido Perú se convierta en otra Venezuela”, dice Armando Tapia, parte del pequeño grupo que busca firmas en una tarde de domingo reciente. “Hugo Chávez se mantuvo en el poder reescribiendo primero la constitución”, dice, “y nuestro presidente quiere seguir esos pasos. ¡Decimos que no!».

Democracia

De alguna manera, su campaña de «no» es preventiva. El presidente Castillo solo ha estado en el poder durante cuatro meses después de lograr una victoria con el 20% de los votos en la primera ronda. Aunque fue respaldado por el Perú Libre marxista, desde entonces ha molestado al partido después de reemplazar a su primer ministro de extrema izquierda por uno más moderado que recientemente dijo que la reforma constitucional no es una prioridad.

Aún así, Lucas Ghersi, el joven abogado constitucionalista que lidera la campaña del “no”, dice que no pueden correr riesgos: la historia regional reciente muestra que la complacencia es amiga del autoritario.

“No queremos que Perú sea la oveja que entra al matadero de la democracia”, dice. «Queremos ponernos de pie mientras hay tiempo y evitar que eso suceda».

Hablando en su oficina en una sección elegante de Lima, está rodeado de montones de algunas de las 1.3 millones de firmas que su grupo ha recolectado hasta ahora. Dice que apunta a un esfuerzo tan abrumador – recolectar 3 millones de firmas en total – que obliga al Congreso a aprobar un referéndum nacional sobre el plan de la asamblea constituyente del presidente Castillo.

Lucas Ghersi

Hijo de un padre abogado de alto perfil en Lima y un favorito de los medios entre la prensa anti-Castillo, Ghersi reconoce que es el hijo privilegiado. Algunos críticos insisten en que su campaña se trata realmente de preservar el status quo, incluida la constitución de Perú a favor de la economía de mercado.

Sostiene que su campaña no se trata de clases, sino de salvaguardar las libertades, incluida la libertad de mejorarse económicamente, de todos los peruanos.

Muchos de los peruanos más pobres querían este cambio en primer lugar. La constitución de Perú fue redactada al final del gobierno del último dictador del país, Alberto Fujimori. Las enmiendas a lo largo de los años han dado como resultado una presidencia notoriamente débil, lo que ha exacerbado la inestabilidad política peruana.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *