Peruanos están por encima de su presidente, por Mac Margolis

Peruanos están por encima de su presidente, por Mac Margolis. En la columa de opinión su autor afirma que los peruanos están por encima de su presidente, así como América Latina parece estar por encima de la democracia.

Peruanos presidente

Por Mac Margolis

Los titulares envejecen mal en América Latina. Listo para dejar el cargo después de cuatro años desafortunados, Iván Duque de Colombia está probando mínimos históricos en las encuestas, los partidarios de Jair Bolsonaro se animan porque solo el 46 por ciento de los brasileños lo califican como malo u horrible en comparación con el 54 por ciento hace un mes, e incluso el gran millennial de Chile, Gabriel Boric, ha visto caer sus boyantes índices de audiencia en 13 puntos porcentuales después de un mes en el trabajo.

Sin embargo, tal vez ningún país haya llevado el remordimiento del comprador a los extremos de Perú. Cinco presidentes han sido expulsados ​​del poder en tantos años. El 29 de marzo, el presidente Pedro Castillo escapó por poco de convertirse en el sexto, después de que una segunda campaña de juicio político fracasara en el Congreso.

A juzgar por la furia en las calles de Lima y otras ciudades por el aumento de los precios de los alimentos y el combustible, y la respuesta aterrorizada de Castillo, es poco probable que sea la última.

Agitación social

Con solo ocho meses en el cargo, Castillo está desafiando uno de los tropos más preciados de su país: que algunas economías latinoamericanas destacadas pueden prosperar incluso cuando la política sucumbe a la agitación, el rencor partidista y el regicidio.

Durante un tiempo en Perú, hubo una causa probable para tales cuentos de hadas. Esta nación de 33 millones de personas desafió constantemente las expectativas y el vértigo político crónico al crecer sólidamente mientras mantenía la inflación bajo control, el gasto era moderado y la inversión fluía.

Ni siquiera el generoso efectivo de emergencia (12 por ciento del producto interno bruto) que Perú distribuyó durante la pandemia de coronavirus ha hecho descarrilar las cuentas del gobierno. El déficit fiscal se ha reducido al 2,6 por ciento, gracias en parte al aumento de los precios de los metales, pero también a la solidez del presupuesto. En un continente inundado de tinta roja, se promociona que la deuda pública de Perú disminuirá este año.

Banco Central

Julio Valverde, un tecnócrata curtido que ha estado al frente del Banco Central de Reserva del país desde 2006, ha logrado mantenerse firme mientras siete presidentes luchaban contra rivalidades internas o escándalos de corrupción. Dos veces nombrado Banquero Central del Año para las Américas, y una vez como la mejor selección mundial, Valverde recibió elogios incluso cuando los neumáticos se quemaban y los rivales tramaban.

Castillo, un ex maestro de escuela y neófito político que nunca había ocupado un cargo electo, fue lo suficientemente astuto como para mantener a Valverde en el trabajo para apaciguar a los mercados, incluso cuando se rodeó de ideólogos francotiradores y se entusiasmó con el gobierno del pueblo. Pero las cosas se vinieron abajo.

Castillo fue parte de una ola de líderes sudamericanos que asumieron el cargo en una ola de indignación que agitó a la región con consecuencias drásticas para los partidos y líderes heredados. Una y otra vez en la década pasada, los manifestantes (brasileños en 2013, chilenos en 2019 y 2021, y colombianos la mayor parte del año pasado) se enfurecieron por la corrupción y las promesas incumplidas. El resultado es que la política hiperpartidista actual avanza rápidamente.

Cuando Castillo asumió el cargo en julio pasado, la titularidad se podía medir en meses en lugar de años. El estado de ánimo regicida del público se volvió malo mucho antes de que la invasión rusa de Ucrania hiciera subir los precios de los alimentos, los fertilizantes y los combustibles.

Crisis política

La crisis no es sólo que los políticos se queden más tiempo del esperado. El problema es la política misma. Al menos 6 de cada 10 adultos en las Américas dicen que la mayoría, si no todos, los políticos son corruptos, según una encuesta del Barómetro de las Américas de 22 países realizada por el Proyecto de Opinión Pública de América Latina el año pasado.

Es más profundo entre los peruanos: el 88 por ciento de los cuales dice que los funcionarios electos están sucios o comprometidos.

Democracia

Donde los políticos son el enemigo, la democracia es un daño colateral. En América Latina, considerada una de las regiones más democráticas, el apoyo a la democracia liberal ha caído a su nivel más bajo en tres décadas, según un nuevo estudio del Instituto V-Dem, un grupo de expertos en política.

Perú puede ser el adoptante temprano. Recordemos al ex autócrata Alberto Fujimori, quien cerró el congreso para silenciar la disidencia en 1992, convirtiendo así el “autogolpe” —el autogolpe— en una marca peruana.

Castillo no ha ayudado a su causa. A pesar de que su supuesta ofensa susceptible de juicio político era la “incapacidad moral” —un mandato turbio tan difícil de probar como seguro que inflamaría a la chusma—, los peruanos necesitaron poca persuasión. En ocho meses, revisó su gabinete cuatro veces y envió un récord de 45 ministros a través del torniquete. Apenas 1 de cada 4 peruanos dice estar haciendo un buen trabajo.

Ni siquiera una economía basada en el asbesto puede soportar ese tipo de calor. Mientras Perú se recupera, la economía se desplomará. La confianza empresarial es baja y los disturbios laborales en serie le han costado a la crucial industria minera más de $ 400 millones en producción perdida en medio del auge mundial de los minerales, calificó el Instituto Económico Peruano.

“Lo que está claro es que si bien Perú seguirá creciendo, es posible que no se desarrolle”, dijo Nicolás Saldías, analista andino de The Economist Intelligence Unit. Las consecuencias se han extendido más allá de las oficinas de la esquina en Lima. La propia oficina de estadísticas del gobierno informó en diciembre que casi un tercio del país no tiene suficiente para comer, mientras que el 39 por ciento pasa hambre en Lima metropolitana.

Esa es una señal de alerta incluso para los líderes latinoamericanos más encantadores, que saben lo rápido que el desmayo de ayer puede convertirse en la diatriba de mañana.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.