domingo, marzo 29, 2020
Inicio ACTUALIDAD Perú, un país entre olas y pirámides

Perú, un país entre olas y pirámides







Perú, un país entre olas y pirámides. La costa norte del Perú está llena de pequeños centros turísticos costeros que atraen a turistas y surfistas expertos, así como a la riqueza arqueológica, vestigios de culturas anteriores a los incas.

Perú país

En la carretera Panamericana, hacia Ecuador, existe la franja costera del desierto entre las ciudades de Trujillo y Chiclayo. Allí se descubre el “granero del Perú”, con técnicas de riego heredadas de las culturas indígenas y su relación de simbiosis con su entorno natural.

Trujillo, a 557 kilómetros al norte de Lima, es punto de partida. La “ciudad rebelde” es la primera del país en ver a los ejércitos de Simón Bolívar proclamar la independencia el 29 de diciembre de 1820, en la Casa de la Emancipación. Su nombre le fue dado por el conquistador Francisco Pizarro, en homenaje a su ciudad natal de Extremadura.

El centro, en particular la Plaza de Armas, tiene hermosas casas coloniales, como las de la antigua Lima, con ventanas de hierro forjado y balcones de madera, desde donde las mujeres de la buena sociedad pueden inspirar a los transeúntes de la calle.

El domingo, después de levantar la bandera, es común asistir a presentaciones de caballos de paso, entrenados desde la conquista en esta técnica que les permite no arrojar sus cascos a la arena.

Manifestaciones de marineras, bailes folclóricos donde las parejas se enfrentan con ropas tradicionales y se saludan con pañuelos, dan testimonio de otro aspecto de la cultura criolla. La última semana de enero está marcada por el concurso nacional llamada la Fiesta de la Marinera, mientras que en la primavera, el Festival Internacional de Primavera cubre la ciudad con un aspecto festivo, con desfiles y exposiciones …

Retrocediendo en el tiempo, el Museo Arqueológico de Trujillo presenta los tesoros que dejaron las culturas preincaicas que poblaron la región: Chavín, Huari, Chimú, Mochica, Recuay.

La que una vez fue la ciudad más grande del mundo construida en adobe hoy en día tiene aspectos de la ciudad fantasma, tanto la erosión y las inundaciones inducidas por el fenómeno climático de Niño han cortado las paredes.

Solo la ciudadela Tschudi, que lleva el nombre del investigador suizo por su actualización y restauración, da una dimensión de los aspectos asombrosos de esta cultura, como el culto dedicado por este pueblo de pecadores al mar y la luna.

Las pirámides, como la Huaca Esmeralda o el Arco Iris, deben visitarse en un radio de unos treinta kilómetros alrededor de Trujillo. Entre las más impresionantes, la huaca de Luna y del Sol es uno de los templos mochicas con más de 1.500 años de antigüedad, ubicado al sur de Río Moche.

El Templo del Sol, víctima de la erosión, ha perdido su esplendor, pero sigue siendo colosal por su tamaño y el panorama que ofrece en su cima.




Que opinas sobre esta noticia?

Debe leer

Queman murciélagos en Cajamarca por temor al coronavirus

Queman murciélagos en Cajamarca por temor al coronavirus Miedo social ante la pandemia Cientos de vecinos de Cajamarca, una provincia de Santa Cruz, en Perú, salieron...

Son 11 los pacientes muertos por coronavirus en Perú

Son 11 los pacientes muertos por coronavirus en Perú Covid-19 El Ministerio de Salud (Minsa) informó este viernes e que se elevó a 11 la cifra...

Ayudante de Gareca viola cuarentena y lo detienen

Ayudante de Gareca viola cuarentena y lo detienen Nolberto Solano El avance de la pandemia del coronavirus alrededor del mundo obligó a la mayoría de los...

Pandemia, opinión de Jesus Antonio Fernandez Olmedo

Pandemia, opinión de Jesus Antonio Fernandez Olmedo. El que no tenga nuevos valores renovados de ahora en adelante es porque es una piedra, no...

Relato de un estadounidense varado en Perú y encerrado por COVID-19

Relato de un estadounidense varado en Perú y encerrado por COVID-19. La economía en auge a principios de 2020 parecía el momento perfecto para...