Perú, un país de oportunidades para emprendedores extranjeros

Perú, un país de oportunidades para emprendedores extranjeros. La panadería La p’tite France es un clásico de Lima, demostrando que el Perú sigue siendo un punto de partida para extranjeros en busca de oportunidades.

Perú oportunidades extranjeros

Simon Vacher se fue de Francia por amor hace casi 10 años, llegando al Perú. Después de años de trabajar en grandes corporaciones y firmas de consultoría, ve esta partida como una oportunidad para hacer algo completamente diferente. Las ganas de montar un club se manifiestan y es hacia una de sus pasiones y orígenes familiares a la que se dirige: la gastronomía.

Desde el principio, Simon confía en la calidad del producto. Frente a la competencia, ofrece un pan mucho mejor del que se necesitaba, pero hacer que Francia brille en el extranjero es un orgullo personal.

«Prefiero no ganar dinero con un producto del que estoy orgulloso, que ganar mucho dinero vendiendo mierda».

Los dos primeros años, el equipo era francés con un objetivo: transmitir el saber hacer francés a los peruanos. Esta cualidad, por tanto, proviene de la técnica francesa, pero no sería nada sin la diversidad de productos locales. Este concepto de integración también tiene una vertiente medioambiental.

En vista de los 87.000 suscriptores en su página de Facebook, Simon aceptó este desafío con gran éxito. Luego de su primer local en Surquillo, abrió su primera franquicia en San Isidro. Actualmente se encuentra en negociaciones para una cuarta franquicia y desea extender «La p’tite France» en Colombia y Chile con el mismo concepto, trabajando con harina local.

Emprendedores foráneos

«Debemos probar la aventura. Me fui sin hablar español y eso no me impidió tener éxito. Los animo a buscar en otros lugares, especialmente en América Latina», dice.

Es muy posible hacer negocios en Perú, porque está en la mentalidad local crear empresas. Muchas personas establecen su negocio con un trabajo permanente adicional. Incluso si los trámites administrativos y de gestión siguen siendo restrictivos, existe una facilidad de creación y tributación.

«Desarrollar tu negocio y poder vivir de él es una oportunidad que se presenta tanto a locales como a extranjeros», aclara.

Sin embargo, como «gringo» debes tener cuidado de no ser estafado o de comprar más caro. El paso más difícil es llenar su libreta de direcciones y ganarse la confianza de los peruanos. Evidentemente, el camino hacia el espíritu empresarial sigue siendo difícil.

«Me equivoqué, cometí errores y me costó dinero, pero como en todas partes del mundo. Hay muchas cosas que hacer en Latinoamérica, así que hay que aprovecharlas”.

Y este consejo de Simon se aplica a sí mismo. La panadería fue en última instancia un proyecto del corazón, un primer paso en el negocio peruano. Ahora su principal actividad gira en torno a «Universiones.Io», plataforma colaborativa de la que es totalmente responsable.

Hay que tener en cuenta la situación actual del país. Las elecciones presidenciales han dividido al país y el actual gobierno preocupa a inversionistas y empresarios. En Venezuela, por ejemplo, la población ha sufrido mucho y sigue luchando por recuperarse. Pero esta inestabilidad es la definición estándar del principio de “riesgo país”.

La crisis sanitaria y el precario sistema de salud no han ayudado a la economía peruana. A diferencia de Francia, que ha concedido una gran cantidad de ayudas y ha proporcionado trabajo a tiempo reducido, el Estado peruano ha concedido un préstamo a tipos preferenciales bajo estrictas condiciones de elegibilidad.

En la actualidad, de unas 30 empresas francesas, la mitad han cerrado. Pero Simón mantiene la esperanza y continúa emprendiendo, en Perú y más allá de las fronteras.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *