Perú, por qué los más jóvenes protestan pidiendo democracia

Perú, por qué los más jóvenes protestan pidiendo democracia. Crisis de democracia en Perú tiene a los jóvenes de protagonistas en su reclamo por mayor espacio para ordenar aquello que deshizo Castillo.

Perú jóvenes democracia

Perú se enfrenta a una crisis democrática. En diciembre del año pasado, el entonces presidente Pedro Castillo, enfrentando un tercer impeachment intentó disolver el Congreso e instituir un gobierno autoritario. Los legisladores del Congreso respondieron votando para destituirlo de su cargo por “rebelión”.

Castillo, quinto presidente en menos de cinco años, se postuló en un momento de creciente inestabilidad y creciente antagonismo entre el poder ejecutivo y el Congreso. La confianza en el gobierno peruano ha disminuido desde 2017.

Durante el primer año de su presidencia, Castillo enfrentó diferentes investigaciones penales y civiles, y se convirtió en el primer presidente en la historia en enfrentar una investigación del fiscal general.

Omar Coronel, profesor de ciencias políticas en la Universidad del Pacífico de Lima, describió el intento de golpe de Castillo como un acto de desesperación, emblemático del frágil control de Castillo en el poder. “Castillo careció del apoyo del sector empresarial, de las fuerzas armadas y hasta de su propio partido. Incluso la izquierda le dio la espalda. Cuando Castillo intentó su autogolpe, nadie lo apoyó”.

Horas después de que Castillo declarara su autogolpe, fue depuesto y encarcelado, y su vicepresidente, que se había postulado con su misma fórmula, rápidamente tomó juramento. Coronel y otros vieron su presidencia como un período de transición que permitiría nuevas elecciones. un nuevo referéndum nacional sobre hacia dónde debería dirigirse el país.

«Muchos, incluyéndome a mí, pensamos que era legítimo que Dina Boluarte asumiera la presidencia y cumpliera con el mandato popular que la época exigía”, dijo Coronel. «Lo único que se podía hacer en esta circunstancia era convocar inmediatamente nuevas elecciones».

Dina Boluarte

Pero en lugar de convocar nuevas elecciones, Boluarte se alió con facciones de derecha. Boluarte, ex miembro del partido izquierdista “Perú Libre” de Castillo, tuvo un desacuerdo personal con otro miembro en enero de 2022.

“Ella gobernó con la extrema derecha, el bloque que perdió las elecciones de 2021”, dijo Coronel. “Está claro que Boluarte era simplemente miembro de [Perú Libre] sólo de nombre, y nunca tuvo una base ideológica firme”, dijo Willian Joseph Huamanojeda, representante estudiantil de la Universidad de San Antonio en Cusco. “Ahora que está en el poder, ha mostrado un tipo de conducta diferente”.

La toma de poder de Boluarte provocó protestas en Lima que se irradiaron hacia el sur, a ciudades como Puno, Arequipa y Cusco, donde Castillo siguió teniendo una base de apoyo dedicada, especialmente entre los jóvenes. Los sindicatos que habían apoyado la presidencia de Castillo, incluida la Confederación General de Trabajadores del Perú, la más grande del país, vieron a sus miembros salir a las calles en protesta. A ellos se unieron miembros de la comunidad indígena, trabajadores agrícolas, coaliciones y decenas de miles de otros ciudadanos preocupados.

Unidas por una plataforma que pedía la renuncia de Boluarte, el cierre del Congreso y nuevas elecciones, estas protestas fueron respondidas con fuerza militar. En julio se desplegaron agentes de policía. Boluarte calificó a los manifestantes de “terroristas”, lo que avivó las tensiones y llevó a más grupos a las calles, incluidos miembros de varias organizaciones de estudiantes universitarios.

Masacre de Juliaca

El 9 de enero, en lo que se conoció como la Masacre de Juliaca, la policía mató a 17 manifestantes que habían intentado ingresar al aeropuerto local. “Que un gobierno pueda matar a 14 personas, adultos, mujeres, hombres, incluso menores, creo que ha sido un ejemplo definitivo de las violaciones a los derechos humanos en nuestro país”, dijo Huamanojeda.

Un informe de Amnistía Internacional encontró que entre diciembre de 2022 y febrero de 2023, al menos 49 muertes de manifestantes podrían atribuirse a la policía. El informe encontró que la policía utilizó munición real para dispersar a los manifestantes. Aunque representan sólo el 13 por ciento de la población total, el 80 por ciento de estas muertes reportadas fueron indígenas.

A medida que nos acercamos al primer aniversario de la presidencia de Boluarte, la cobertura internacional del creciente movimiento social del país ha disminuido notablemente. Boluarte y sus aliados en el Congreso han socavado constantemente las instituciones democráticas, sobre todo mediante esfuerzos para restringir la independencia judicial y destruir la acreditación de la educación superior.

Sin embargo, los jóvenes de la capital indígena del país, Cusco, han seguido organizándose. Apoyándose en Facebook y WhatsApp, miembros de la Federación Universitaria del Cusco, un sindicato estudiantil independiente con más de 20.000 afiliados, han encontrado una voz renovada desde hace meses.

 

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *