Perú, pescadores temerosos por fenómeno El Niño

Perú, pescadores temerosos por fenómeno El Niño. Aguas cálidas en Perú aumentan costos para pescadores artesanales atemorizados por el impacto del fenómeno El Niño. No apoyo gubernamental.

Perú pescadores El Niño

Desde la llegada del patrón climático de El Niño en junio del año pasado al Perú los pescadores artesanales han temido por sus medios de vida.

Miguel Martínez aprendió su oficio sacando merluza, cachema y pámpano del mar frente a las costas peruanas.

Estas aguas del Pacífico albergan una rica diversidad de especies. Según algunas estimaciones, proporcionan la mitad del pescado que se consume en el país.

Martínez, de 61 años, nació en Tumbes, la región costera del norte de Perú, en la frontera con Ecuador. Es uno de los 88.000 pescadores artesanales que trabajan a lo largo de la extensa costa y los ríos del Perú para satisfacer la demanda local.

Pero desde que las aguas se calentaron cuando se estableció el patrón climático de El Niño el año pasado, antes de ser declarado oficialmente en junio, él y muchos de sus colegas han estado temiendo por sus medios de vida.

“Hay especies que ya no se ven, [y] hay otras que se empiezan a ver más. Hay otros que se están alejando”, dice a China Dialogue Ocean Martínez, líder de un grupo regional de pesca artesanal. “Tenemos que gastar más dinero en combustible y días fuera de casa para poder volver con algo”.

Lluvias

El Niño es un fenómeno climático ocasional caracterizado por el debilitamiento de los vientos alisios que normalmente empujan el agua cálida desde el oeste de América del Sur hacia Oceanía. Esto altera la fría corriente de Humboldt, que fluye de sur a norte frente a la costa occidental del continente, cambiando los ecosistemas en el mar y, a menudo, produciendo fuertes lluvias en tierra.

Esta vez, a pesar de las predicciones de lluvias extremas y grandes cambios en la temperatura del mar, Perú ha estado experimentando un El Niño relativamente leve. Pero si bien las lluvias ligeras no han afectado significativamente el interior del norte de Perú, han provocado grandes cambios en el mar, con corrientes que alteran los patrones migratorios de algunos peces. Esto ha llevado a que la pesca se contraiga significativamente, según datos oficiales del gobierno y de pescadores e investigadores sobre el terreno.

Los pescadores en pequeña escala de la costa norte dicen que han tenido que afrontar solos los impactos económicos y están cada vez más frustrados por la falta de apoyo gubernamental.

Peces

A medida que cambia la temperatura del mar, algunas especies se desplazan para encontrar sus condiciones preferidas. El aumento de las temperaturas, junto con los frecuentes e impredecibles fenómenos de El Niño, significan que la distribución y el suministro de pescado tradicionalmente buscado por los pescadores artesanales del Perú están en un estado de cambio constante, dice Santiago de la Puente, investigador del Instituto Noruego de Investigaciones Acuáticas.

Como resultado, estos pescadores, muchos de los cuales ya estaban luchando por capturar lo suficiente debido a la sobrepesca, deben gastar más tiempo y dinero en la búsqueda de sus especies objetivo.

“Esto significa que no pueden saber cuánto ganarán o gastarán”, dice De la Puente. «Lo único que saben es que tendrán que endeudarse para pagar sus cuentas».

Al investigador le preocupa que para los pescadores este estrés sólo aumente a medida que continúe la actual fase de El Niño. La falta de investigación sobre el problema dificulta la cuantificación del daño.

Impactos

«Tampoco tenemos mucha información sobre en qué medida los pescadores se ven afectados por los impactos de El Niño o el cambio climático», dice. “Y esta brecha es grave, considerando que la pesca en el Perú representa el 1% del PBI. Esto no es una cosa pequeña».

Los cambios provocados por El Niño pueden haber ahuyentado a algunos de los animales objetivo de los pescadores artesanales del Perú, pero también traen nuevos candidatos. Entre ellas se incluyen especies que prefieren aguas más cálidas, como el dorado, el atún y el bonito, dice Gino Passalacqua, oceanógrafo peruano de la Universidad de California en San Diego.

Sin embargo, esto sólo es una buena noticia para la población local si se les permite capturar a los recién llegados, lo que puede requerir nuevos permisos. A menudo, los pescadores no saben cuándo esperar un resultado sobre las solicitudes de dichos permisos, lo que los deja con una incertidumbre significativa. “Los cambios en el comportamiento de las especies tropicales son tan espontáneos que mientras se tramita el nuevo permiso de pesca para capturarlas, estas especies ya han desaparecido”, explica Passalacqua.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *