Perú padece polarización política, Castillo apenas es el emergente

Perú padece polarización política, Castillo apenas es el emergente. Las elecciones presidenciales de 2021 en Perú fueron muy controvertidas, con un desenlace angustiante por la extrema polarización.

Perú Castillo polarización

Perú, a pesar de poseer el once por ciento de la reserva mundial de cobre, se vio muy afectado económicamente durante la pandemia de coronavirus y había presionado los servicios de salud.

Estos se convirtieron en los puntos de reunión para las reñidas elecciones presidenciales de 2021. Hasta mediados del siglo XX, Perú tenía distritos electorales multiclasistas movilizados por líderes oligárquicos que utilizaban redes clientelistas.

Surgieron fuertes divisiones de clases en los patrones de votación debido al advenimiento de las organizaciones sociales urbanas en la década de 1970 y los sindicatos en la década de 1980. La fuerza de las organizaciones populares se desvaneció a fines de la década de 1980 debido al gasto populista extremo que condujo a la hiperinflación, lo que finalmente condujo a una crisis económica.

El desorden económico alimentó la violencia política encabezada por un movimiento guerrillero conocido como Sendero Luminoso, cuyo modus operandi fue la brutalidad extrema.

Terrorismo e hiperinflación

En 1989, mientras el terrorismo y la hiperinflación plagaban a Perú, Alberto Fujimori comenzó una candidatura a la presidencia sobre las bases de un nuevo partido Cambio 90 para abordar el malestar, pero lo que emergió fue una presidencia represiva de una década. Fujimori está actualmente encarcelado por abusos contra los derechos humanos.

La democracia peruana desde la década de 1990 ha reflejado una cara positiva de la incorporación de la cuestión indígena al proceso político, que sí continuó durante las presidencias de Alejandro Toledo y Ollanta Humala en la década de 2000, quienes por cierto también tenían origen indígena. Curiosamente, a pesar del extremismo ideológico de todos los candidatos, la elección de Perú nunca ha sido una pelea por la dirección de la política.

Elecciones 2021

Las elecciones presidenciales de 2021 fueron muy controvertidas ya que, al principio, ninguna persona o partido parecía tener el apoyo popular para obtener una mayoría para gobernar de manera efectiva.

Los contextos que dieron forma a las elecciones fueron múltiples: la extrema debilidad de los partidos políticos; fragmentación política; recesión económica agravada aún más por la pandemia de COVID-19; divisiones regionales y socioeconómicas: entre los pobres, los Andes rurales y la costa norte y la capital más rica y urbana, Lima; afluencia de inmigrantes de Venezuela; mayor desafección de los ciudadanos debido a las malas dimensiones de la salud pública; la tasa de mortalidad per cápita mundial más alta durante la pandemia de COVID 19; y corrupción profundamente arraigada (7/10 de los ex presidentes del país han sido condenados o investigados por corrupción; en noviembre de 2020 hubo tres presidentes en cinco días).

Una de las concursantes era Keiko Sofía Fujimori Higuchi, 46 de la Fuerza Popular, heredera de la dinastía política de Alberto Fujimori, quien estaba siendo investigada por denuncias de haber recibido sobornos. En su tercera candidatura a la presidencia, fue identificada como una populista de derecha debido a su énfasis en el modelo económico de libre mercado / neoliberal.

El otro candidato era José Pedro Castillo Terrones, del Partido Perú Libre, hijo de un campesino, por lo tanto, su baluarte era el interior rural profundo, y para él, esto era un intento de doncella. Parecía ser un izquierdista radical que insistía en la nacionalización de industrias y recursos vitales como el oro, la plata, el uranio, el cobre y el litio para «rescatar» su estrategia. recursos y redirigirlos lejos de las empresas mineras ricas para ayudar a aliviar la pobreza generalizada.

Sus otros manifiestos incluyeron el uso de los ingresos de los recursos para inversiones en atención médica y educación; tener un tribunal superior elegido por mandato popular; y redactar una nueva constitución para favorecer a los peruanos comunes y no a los intereses comerciales.

Castillo, más tarde durante la campaña, comenzó a enfriar los temores del mercado al proclamar que no nacionalizaría empresas y rechazó enérgicamente las comparaciones entre él y otros líderes latinoamericanos de extrema izquierda.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.