Perú, mujeres peluqueras en Cusco empoderadas

Perú, mujeres peluqueras en Cusco empoderadas. Mujeres peluqueras de Perú en Cusco elaboran postizos en taller de Ollantaytambo, cerca de la capital inca, empoderadas en busca de trabajo.

Perú peluqueras Cusco

En una región de Perú con pocas oportunidades para las mujeres en Cusco, la empresa Chiqa proporciona a ellas un salario digno para poder mantenerse a sí mismas y a sus familias, vía el oficio de peluqueras.

Después de desarrollar alopecia, un trastorno autoinmune, Kiara Kulisic se inspiró para crear pelucas éticas para ella y otras mujeres en Ollantaytambo, Perú.

Este negocio de fabricación de pelucas ha creado oportunidades laborales para las mujeres de la región que han luchado por encontrar trabajo a lo largo de los años.

Después de descubrir su alopecia, Kulisic inmediatamente comenzó a buscar opciones para las pelucas cuando se encontró con una serie de abusos contra los derechos humanos relacionados con la industria de pelucas no regulada en Asia.

Algunos informes afirman que las mujeres han sido obligadas o engañadas para que vendan su cabello. También leyó estadísticas sobre el abuso de la mujer en Perú, donde siete de cada diez mujeres experimentarán violencia por parte de un familiar.

En Perú, muchas mujeres andinas sufren sexismo y severa opresión por hablar quechua, la lengua indígena.

Hay una separación clasista entre blancos y morenos, pobreza y una cultura machista. Todo esto les impide tener las mismas oportunidades que otras mujeres en mi país, afirma Kiara Kulisic.

Aunque la investigación la desanimó, Kulisic todavía tenía el poder de buscar mujeres que estuvieran interesadas en su proyecto. La región tiene una tradición de tejido, y Kulisic se asoció con algunas mujeres y una organización de asistencia social en las tierras altas para establecer Chiqa.

Pelucas

Después de tomar un curso de fabricación de pelucas en los EE. UU., Kulisic comenzó a fortalecer sus habilidades. Para capacitar a las mujeres que crean pelucas, contrató a la consultora Gretchen Evans, que crea postizos personalizados para la industria del cine.

A medida que las mujeres han ido perfeccionando sus habilidades, Kulisic ha comenzado a recibir órdenes de amigos y familiares. Todo el cabello se obtiene localmente y cada pedido demora alrededor de un mes. Además, cada pedido se personaliza según la forma exacta del cliente y cada cabello se cose individualmente.

Kulisic planea lanzar el sitio web oficial este mes.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *