Perú, máxima tensión entre el gobierno y los obispos

Perú, máxima tensión entre el gobierno y los obispos. Jefe de gobierno del Perú calificó de “miserable” al cardenal Pedro Barreto, lo que ha provocado una respuesta de los obispos en un clima de tensión social y política.

Perú gobierno obispos

Es un lenguaje inusual en boca de un líder político, y menos cuando habla de un obispo. “Hay un cura, el que tiene autoridad en Huancayo… ¡qué miserable puede ser!», declaró el presidente del Consejo de Ministros del Perú, Aníbal Torres.

Detrás de este «sacerdote» se apunta, en realidad, al cardenal Pedro Barreto, arzobispo de Huancayo y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP).

El episcopado respondió de inmediato con una «carta abierta», retransmitida en las redes sociales.

“La Conferencia Episcopal Peruana rechaza categóricamente los insultos proferidos por Aníbal Torres», aborda el mensaje. «La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin último de la sociedad y del Estado. (…) En una sociedad donde no se respeta esta dignidad y donde la violencia verbal y los insultos reemplazan el diálogo y las ideas, el futuro y crecimiento integral de la misma sociedad está amenazado».

Estos intercambios virulentos siguen a la participación del cardenal Barreto en el diálogo social, luego de las fuertes tensiones que marcaron el país a principios de abril, luego de que el presidente impusiera el estado de emergencia en Lima.

En ese contexto, el arzobispo de Huancayo fue recibido el 14 de abril por el presidente  Pedro Castillo. Luego abogó por un gobierno de “unidad nacional (…) para que (Pedro Castillo) sea el presidente de todos los peruanos”.

«Golpe eclesiástico»

Pero fueron sobre todo las declaraciones del cardenal Barreto al final de la reunión las que exasperaron al Ejecutivo. “Muy pronto el presidente anunciará los cambios que pasan por un nuevo gobierno y un primer ministro que ya no dependerá del partido Perú Libre”, anunció.

Estos comentarios fueron inmediatamente denunciados por los líderes de Perú Libre, el partido del presidente y del primer ministro. Fingiendo preguntarse por un “golpe eclesiástico”, el líder del partido, Vladimir Cerrón, se pronunció así en Twitter contra la “totalmente inaceptable intromisión (…)” del clero en la política. “Si el cura no se diera cuenta, hay un partido que ganó las elecciones y todo lo demás sería solo usurpación”, abordó aún.

Si bien Perú Libre es el partido con más representantes en el Congreso de la República, el órgano legislativo de Perú, solo puede gobernar con el apoyo de una frágil coalición. Desde la toma de posesión de Pedro Castillo en julio pasado, el país ha tenido nada menos que cuatro presidentes del Consejo de Ministros (función equivalente a la de primer ministro).

Esta inestabilidad política se reflejó en el aumento de las tensiones a principios de mes. En oposición, la presidenta del Congreso, Maricarmen Alva, consideró el 11 de abril que el gobierno vive “sus últimos días”.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.