Perú, Juan Pablo Varillas en la historia grande del tenis

Perú, Juan Pablo Varillas en la historia grande del tenis. Juan Pablo Varillas toma la posta de grandes deportistas de Perú, con victorias resonantes que hacen historia en Roland Garros. Gran momento para el peruano.

Perú Juan Pablo Varillas historia

Juan Pablo Varillas logró el viernes la mayor victoria de su vida y una que hace historia en el tenis del Perú. Al entrar en la cuarta ronda de Roland Garros Varillas se convirtió en el primer peruano en llegar a los octavos de final desde Jaime Yzaga en 1994.

En el proceso, Varillas también logró hacer algo más; envió un mensaje de esperanza a los jóvenes del Perú. “Creo que es algo muy bueno para mi país”, dijo Varillas. “Ser tenista profesional no es una opción allí, así que este es un buen ejemplo para los niños. Con trabajo duro, disciplina, perseverancia y confianza en uno mismo, creo que es posible. Será un buen impulso para que los niños sigan persiguiendo sus sueños de ser tenistas profesionales para que sus padres no los presionen».

Y agregó: “Es una sensación increíble y es difícil de describir porque este triunfo es el resultado de muchos años de trabajo duro, de ir subiendo, de hacer sacrificios todo el tiempo, del apoyo de mi equipo, mi familia y la gente que me rodea. Eso te lleva a vivir y disfrutar momentos como este”.

Ejemplo deportivo

Fueron precisamente esas personas las que le impidieron a Juan Pablo Varillas retirarse del tenis en 2016. Entonces, luchando contra el bajón de confianza que conlleva la falta de resultados y tras seis meses de arduo trabajo infructuoso en Barcelona, Varillas se planteó colgar la raqueta. De repente, las palabras de su ídolo Rafael Nadal habían dejado de tener sentido. “Ojalá nos encontremos algún día en el Tour. ¡Practica duro!”, le contó el español en 2013, durante una exhibición en Perú, donde jugaron juntos un partido de dobles.

Las cuatro fotos de Rafael Nadal colgadas en las paredes de la casa de sus padres en Lima pasaron de ser una motivación a un recuerdo de una época en la que parecía haber llegado a un callejón sin salida. El sueño de coincidir con su héroe casi se había evaporado.

«Pensé ‘no estoy hecho para esto, la competencia a este nivel no es para mí'», admitió Varillas.

De hecho, consideró volver a estudiar ingeniería en la Universidad Católica de Lima, carrera que había dejado de lado años antes para enfocarse de lleno en el tenis.

Sin embargo, el limeño confió en los consejos de sus seres queridos. Desde entonces, lento pero seguro, los resultados han seguido llegando. El Abierto de Australia 2020 fue su primera experiencia en un major, y pese a perder en la segunda ronda de la clasificación, compartió vestuario con Nadal y se dio cuenta de que había valido la pena luchar por su sueño. Finalmente, se cruzó con su ídolo en el circuito profesional.

Apoyo familiar

El apoyo de su familia también resultó crucial al principio de su carrera. “En los primeros años, ellos eran los que me ayudaban”, recuerda. “Estuve jugando en torneos Futures durante casi seis años. Me apoyaron, confiaron en mí y nunca me presionaron. Hicieron el papel de padres, pero sin inmiscuirse en el tenis. Estuvieron conmigo en las buenas y en las malas. Se merecen toda mi gratitud. Es la primera vez que vienen a verme a un Grand Slam. Estoy feliz de tener la oportunidad de compartir este momento con ellos”.

En agosto pasado irrumpió en el Top 100 del Ranking ATP de Pepperstone y esta semana en París ha conseguido sus tres primeras victorias en un major.

“Hacer eso aquí es especial. Roland Garros es el torneo en el que siempre soñé jugar. También soñé con ganar partidos aquí, y es increíble ahora que está sucediendo. Estoy muy orgulloso”, agregó el número 94 del mundo.

Estuvo muy cerca de lograr ese sueño hace un año. Estuvo dos sets arriba contra Felix Auger-Aliassime en la primera ronda, pero perdió. Doce meses después, ahora tiene tres victorias en el cuadro principal de Roland Garros de esta temporada. Esa mentalidad ganadora se fomentó en gran medida en Buenos Aires, la ciudad a la que ha llamado hogar desde principios de 2017.

Argentina

“En Argentina cambié mi vida por completo. Ahí comencé a madurar y mejoré mucho en todos los sentidos”, dijo Varillas. “Hay tantos grandes jugadores, entrenadores, preparadores físicos, fisios y psicólogos deportivos en ese país. Toda esa competencia te hace mejorar tu juego y te impide dormirte en los laureles”.

Su paso por Roland Garros 2023 es un premio a una historia ejemplar para el Perú. Juan Pablo Varillas no solamente lo merece, sino que también se lo ha ganado.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *