Perú, fiscal pide 34 años de prisión para golpista Pedro Castillo

Perú, fiscal pide 34 años de prisión para golpista Pedro Castillo. Fiscal de Perú solicita pena de 34 años de prisión para el expresidente Pedro Castillo por intento de auto golpe de Estado.

Perú prisión Pedro Castillo

Fiscales del Ministerio Público de Perú solicitaron el viernes una pena de 34 años de prisión para el expresidente Pedro Castillo, quien actualmente se encuentra detenido acusado de rebelión y conspiración contra el Estado tras un fallido auto golpe de Estado en diciembre de 2022.

En una publicación en redes sociales el Ministerio Público anunció la sentencia preferente contra el expresidente por “delitos de rebelión, abuso de autoridad y grave alteración del orden público”.

La noticia es el último acontecimiento en una saga de crisis políticas y malestar social que ha asolado al país sudamericano durante la mayor parte de la última década. Pedro Castillo, nacido en una familia campesina de una de las zonas más pobres del Perú, hizo campaña como candidato de izquierda del Partido Perú Libre, que prometió reformas y acciones contra la corrupción prevaleciente. Ganó las elecciones presidenciales de 2021.

Castillo, un novato político, enfrentó el rechazo de una oposición mayoritaria en el Congreso peruano, así como varias demandas por corrupción, incluido un juicio político desde el comienzo mismo de su presidencia. En vísperas de una votación de impeachment, intentó disolver el cuerpo legislativo y gobernar por decreto hasta que se pudiera formar un nuevo gobierno.

La acción fue rápidamente denunciada tanto por el Congreso como por las Fuerzas Armadas peruanas y Castillo fue destituido de su cargo por “incapacidad moral”.

Detención

Tras su destitución y detención, las protestas antigubernamentales sacudieron el país, con 55 personas muertas en manifestaciones contra el elevado gobierno encabezado por la ex vicepresidenta Dina Boluarte. La represión de las protestas fue condenada por la ONU y otros grupos de derechos humanos.

El Ministerio Público ha iniciado un proceso contra Castillo y al mismo tiempo ha iniciado una investigación contra el actual presidente Boluarte por la respuesta policial a los disturbios.

Castillo afirmó poco después de su derrocamiento que era víctima de una conspiración política de un congreso dictatorial aliado con las grandes empresas. Desde entonces ha mantenido su inocencia.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *