Perú, el caso de William Coock en fútbol peruano

Perú, el caso de William Coock en fútbol peruano. Miembro del equipo ganador del título del Everton en 1939, desmantelado por la Segunda Guerra Mundial, William Coock emprendió extraordinario viaje como entrenador donde se hizo cargo de la selección nacional del Perú.

Perú William Coock fútbol

La selección de fútbol de Perú tiene entre sus antecedentes como técnicos a un tal William Coock. Como jugador Coock estuvo en el Celtic en 1932 para llenar el vacío dejado por una lesión de Ben Williams. Coock (quien firmó autógrafos como ‘Billy’ y ‘Willie’) era un defensor duro, bendecido con el fino toque de un delantero interior. Se desempeñó como vicecapitán de Jock Thomson cuando los Blues avanzaron hacia el título de liga en la temporada 1938/39.

Coock fue uno de los pocos jugadores del primer equipo del Everton que sirvió en el extranjero durante la guerra (Ted Sagar y Archie Barber fueron otros dos), y estuvo radicado en la India durante algún tiempo. Cuando se reanudó la liga nacional de fútbol en 1946, tenía más de treinta años y fue liberado por el Everton después de 250 apariciones competitivas (con sus seis goles en la temporada 1938/39).

Tuvo una breve etapa jugando en el norte de Gales y fue allí donde se embarcó en un extraordinario viaje como entrenador que lo llevó a Asia, Sudamérica, Escandinavia, Irlanda y Inglaterra.

Lo más sensacional fue su nombramiento como entrenador de la selección peruana en 1952. Varios entrenadores británicos habían probado suerte en Europa, pero América Latina era en gran medida un territorio desconocido para los llamados ‘Misters’. Una persona que Coock siguió los pasos fue Jack Greenwell, quien entrenó allí en la década de 1930.

Perú Copa América

La misión, heredada del mayor general Odría que fue presidente del Perú, que había adquirido el poder mediante un golpe de estado, era ganar la Copa América como nación anfitriona, trayendo así gloria reflejada al régimen militar.

Dicho todo esto, la llegada de Coock, que se describe a continuación en un periódico peruano, fue decididamente discreta.

A las 21:35 de la noche aterrizó a bordo el Sr. William Coock, el entrenador británico contratado por la Federación Peruana para dirigir la selección nacional en la preparación del próximo Campeonato Sudamericano a realizarse aquí en Lima en febrero de 1953.

Charles Dean fue el único que se reunió con el Sr. Coock en el aeropuerto de Limatambo. Salió del avión como cualquier otro turista, sin que los flashes de los fotógrafos iluminaran su rostro. Ni siquiera hubo una nota de entusiasmo entre el personal de aduanas. Nadie lo conocía.

A su llegada a Lima fijó su residencia en la Suite 505 del Hotel Bolívar.

«Saliendo del ascensor y girando a la izquierda, eran las 08.30 de la mañana cuando fuimos a entrevistarlo. Tocamos dos veces y una voz medio áspera respondió: ‘Pase’. Entramos y nuestra primera sorpresa fue ver al señor Coock leyendo una novela policíaca en inglés que había conseguido en la librería del hotel», afirman las crónicas de época.

William Coock Perú

«Le informamos que queríamos entrevistarlo, preguntándole al mismo tiempo si hablaba español. El técnico británico nos dijo que no podía recibirnos en ese estado y pidió que hiciéramos la entrevista a las 10:00. Insistimos en entrevistarlo y el señor Cook dijo que era imposible hablar en la cama, sin haberse bañado o desayunado. Le gustaba hacer las cosas bien o nada. El fotógrafo preparó su cámara para fotografiarlo en la cama. Más tarde busco un diccionario inglés-español y, tras buscar las palabras adecuadas durante un minuto, dijo: «Muchas gracias, no puedo. Buenos días'».

«A las 09:55 de la mañana regresamos al Hotel Bolívar. Esta vez lo encontramos en el lobby con el conocido árbitro británico Charles Dean. Llevaba un traje color beige con corbata azul, bien arreglado y un pañuelo de seda en el bolsillo del pecho. El señor William Coock es de estatura media. Tiene 42 años. Vale la pena señalar que ha envejecido bien porque su rostro no tiene arrugas. Es relativamente gordo, pero sigue siendo atlético. Una persona muy difícil. Excesivamente enérgico. No soporta nada. Cuando intentaron hacerle una segunda foto se molestó diciendo que no había venido a ser ‘propagandista’ sino a ser entrenador de fútbol. No le gusta dar opiniones relacionadas con su profesión y no le gusta bromear al respecto. Durante los 15 minutos que duró la entrevista solo hubo una sonrisa de agradecimiento, cuando nos despedimos».

Perú DT

La del DT fue una estancia de corta duración al frente de la selección de fútbol en Perú, por múltiples razones. La barrera del idioma era un problema para alguien que no hablaba español, pero Coock rechazó los servicios de un intérprete en las sesiones de capacitación.

Más tarde recordó: «Me comunicaba con los jugadores a mi manera y funcionó bien». De todos modos, la mayoría de ellos hablaba un poco de inglés. Luego estaba la complicada política del fútbol en un país gobernado por una junta, sumada a los modales a veces bruscos de Coock y un enfoque táctico que le granjeó pocos aliados. Las tensiones aumentaron cuando Ángel Fernández Roca, un argentino, se lanzó en paracaídas para trabajar junto a Coock en el equipo.

Al final, los resultados fueron malos: una derrota ante Uruguay confirmó que Perú no levantaría la Copa en casa. Esto confirmó el fin del hechizo del irlandés en la costa del Pacífico y pronto estaba de regreso a Merseyside. La carrera como entrenador profesional del irlandés terminó cuando renunció a su puesto en Norwich City en 1959.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *