Perú, desnutrición infantil marca pobreza profunda

Perú, desnutrición infantil marca pobreza profunda. Desnutrición infantil en Perú está impulsada por la pobreza y la inseguridad alimentaria, en una realidad dolorosa y cotidiana.

Desnutrición infantil Perú

Perú desnutrición infantil

Por Mariela Jara (IPS)

La campesina quechua Felipa Noamesa, que vive en el sureño departamento peruano de Cuzco, prepara todas las mañanas para el desayuno una crema de habas con pan y sopa de verduras con fideos. Sus hijos ya son mayores, por lo que su prioridad es que su nieta de cinco años no sufra anemia ni desnutrición, dos problemas que ve frecuentemente en su comunidad.

«En las casas de mis vecinos hay niños pequeños que no quieren comer, que tienen el estómago hinchado, que tienen parásitos, que tienen los ojos amarillos y que se quedan dormidos en la escuela porque no pueden permanecer despiertos», dijo este hombre de 44 años.

En su casa no comen carne de res, cerdo ni cordero, pero sí cuyes (Cavia porcellus), un roedor andino de reconocido valor nutricional, que ella cría en un pequeño galpón al lado de su casa, cerca de su huerto orgánico.

«Para el almuerzo hago caldo, guiso o cuy asado y lo combino con maíz fresco, papas, verduras de mi huerta y queso», cuenta en su casa de Paruro, cabecera de la provincia del mismo nombre, ubicada a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Perú crisis

Perú, un país de 33 millones de habitantes, enfrenta una crisis política e institucional agravada por la presidencia interina de Dina Boluarte, quien en diciembre de 2022 sustituyó a Pedro Castillo, derrocado y encarcelado por intentar hacerse con el control de todos los poderes después de menos de 19 años meses en el cargo.

A la crisis institucional se suma una recesión económica, la reducción de la producción agrícola por fenómenos climáticos como El Niño y un nivel de pobreza que trepó al 30 por ciento en 2023, según datos oficiales provisionales. En este contexto, preocupan los niveles de anemia y desnutrición en niños menores de cinco años.

Según cifras oficiales presentadas el año pasado, la desnutrición crónica afectaba a 11,7 por ciento de la población, pero con mayor impacto en las zonas rurales: 24 por ciento frente a siete por ciento en las zonas urbanas.

Desnutrición

Otras formas de desnutrición también presentan indicadores preocupantes: el 42 por ciento de la población de seis a 35 meses padece anemia, con un porcentaje mayor en las zonas rurales (51,5 por ciento) que en las urbanas (39 por ciento). Mientras tanto, el nueve por ciento de los niños menores de cinco años tienen sobrepeso o son obesos.

En el departamento andino de Cuzco, con una población de 1,4 millones de habitantes dividida en sus 13 provincias, la desnutrición infantil alcanza el 14 por ciento y la anemia el 51 por ciento. Sólo es superado por el departamento centro-occidental de Huancavelica, que reporta un 29 por ciento de desnutrición infantil. Esta situación refleja el duro impacto de la desigualdad y la pobreza.

Carolina Trivelli, economista e investigadora del Instituto de Estudios Peruanos, que trabaja desde hace más de 50 años en el país, dijo que a raíz de la pandemia de COVID-19 y la posterior crisis económica, el acceso a alimentos nutritivos y saludables para personas y familias ha disminuido.

«Lamentablemente la desnutrición crónica dejó de bajar y se ha mantenido estable en torno al 11,7, 11,5, 12 por ciento en los últimos tres o cuatro años», dijo a IPS, el ex ministro de Desarrollo e Inclusión Social durante el gobierno de Ollanta Humala (2011-2016). en una entrevista en su casa de Lima.

Dijo que esto tiene que ver con la situación específica de las familias, el aparato público y condiciones estructurales como la alta inflación de alimentos que afecta la capacidad de las familias en un contexto de recesión para adquirirlos en cantidad y calidad suficientes para combatir la desnutrición.

Además, hay anemia, sobrepeso y obesidad.

Trivelli dijo que estos tres elementos configuran un conjunto de problemas de desnutrición que afectan particularmente a los grupos más vulnerables, incluidos los niños de los sectores socioeconómicos más pobres.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *