Perú, arquitecta Marta Maccagli premiada por trabajo educativo

Perú, arquitecta Marta Maccagli premiada por trabajo educativo. Cuando Marta Maccaglia viajó a Perú por programa de gobierno italiano quería hacer trabajo educativo. Lo consiguió. Con una escala ejemplar.

Perú Marta Maccagli trabajo educativo

Con la Asociación Semillas, que ella misma fundó, Marta Maccaglia apoya proyectos de edificios educativos en la Amazonía peruana y construye escuelas en asentamientos cercanos a Lima, entre otros emprendimientos en su trabajo educativo. Por su gran compromiso, ha recibido el premio inaugural divia, que tiene como objetivo dar más visibilidad a las mujeres arquitectas.

Marta Maccaglia llegó a Perú recién egresada de universidad en Italia. Una vez aquí encontró una guardería dilapidada. Decidió quedarse y reconstruir el edificio con una ONG local. Es apropiado que la organización sin fines de lucro que Marta Maccaglia fundó más tarde se llame Semillas.

Fundada en 2014 y ahora con sede en las ciudades peruanas de Lima, Junín y Cajamarca, sus miembros trabajan para promover el acceso a la educación y la infraestructura pública en lugares donde está lejos de ser un hecho.

«Para mí, la educación es el instrumento más importante para la libertad. Si queremos una sociedad mejor, necesitamos una población educada».

Semillas

Con Semillas, la arquitecta de interiores y diseñadora de exposiciones se ha mantenido fiel a este enfoque. El ahora equipo interdisciplinario de profesionales nacionales e internacionales —entre arquitectos, especialistas en proyectos cooperativos, constructores y artesanos— ya ha construido numerosas escuelas y equipamientos públicos en la selva peruana: un total de trece proyectos.

Maccaglia ha pasado más de una década trabajando en Perú, investigando los territorios, las culturas y las arquitecturas del país, y ha enseñado en la Facultad de Arquitectura de la UCAL (Universidad de Ciencias y Artes de América Latina) desde 2015.

“Sin embargo, es importante mencionar que nuestro método paso a paso es solo una guía que ajustamos cuidadosamente para cada proyecto. Es un proceso constante, tenemos que liberarnos de nuestros propios prejuicios”, sostiene.

Para Maccaglia, es problemático que el gobierno peruano esté tratando de unificar políticamente al país pero no esté logrando incluir a las comunidades indígenas en las microrregiones con sus numerosos idiomas. El gobierno pretende construir edificios europeos modernos, pero no corresponden en absoluto a la mentalidad peruana. Los planificadores de Semillas, por su parte, trabajan con un enfoque participativo; quieren respetar la diversidad del país e incorporar la riqueza cultural y el conocimiento de la gente.

Edificios escolares

Los edificios escolares son edificios públicos importantes (ya menudo los únicos) en una comunidad rural. La creación de edificios en un proceso conjunto promueve el intercambio y el entendimiento en una comunidad.

Además, es importante preservar conocimientos, algunos de ellos milenarios, e investigar el suelo, la gente y su historia. En el futuro, a Maccaglia le gustaría continuar desarrollando proyectos en Perú y en el extranjero que sirvan a las comunidades locales. Pero también considera importante ejercer influencia política en la política de vivienda y lograr efectos multiplicadores a través de la cooperación internacional con las universidades.

«Elegimos a Marta Maccaglia como ganadora del premio porque nos impresionó el enfoque arquitectónico consistente de sus proyectos, que van desde pequeños a grandes, y cada proyecto también refleja la cultura local y las características del sitio».

El jurado, que ha tenido que seleccionar un ganador entre los cinco finalistas, ha elegido a Marta Maccaglia como primera galardonada con el premio divia. «En su trabajo en áreas desatendidas, crea edificios que pueden responder a las necesidades dinámicas de la comunidad con un espíritu generoso, un enfoque humanista y una actitud valiente», dice la citación. También dice que, desde que llegó a Perú, Maccaglia abrazó al país como el adoptivo.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *