Perú, análisis del país por Andrés Oppenheimer

Perú, análisis del país por Andrés Oppenheimer. Sexto presidente en Perú en cuatro años aunque su economía sigue funcionando. ¿Por qué? Lo responde con su análisis Andrés Oppenheimer.

Perú análisis Andrés Oppenheimer

Por Andrés Oppenheimer

Cuando la presidenta peruana Dina Boluarte prestó juramento el 7 de diciembre como sexto líder de su país en los últimos cuatro años, prácticamente todos los informes noticiosos señalaron que Perú es uno de los países más inestables del mundo, y un desastre total. Pero, de hecho, no lo es.

Por extraño que parezca, Perú puede ser una de las naciones más estables de América Latina: tiene un Banco Central incondicionalmente independiente, dirigido por el mismo economista sensato durante los últimos 16 años, y una economía relativamente sólida. Perú tiene una de las tasas de inflación más bajas de América Latina y las mayores reservas de divisas de la región en relación con su economía. Los jefes de estado peruanos van y vienen, pero la economía ha estado tarareando durante las últimas tres décadas.

Julio Velarde

Julio Velarde, de 70 años, presidente del Banco Central de Perú, ha permanecido en su cargo sin mucho drama. Se ha desempeñado, ininterrumpidamente, desde 2006, y anteriormente había sido miembro del directorio del banco en la década de 1990 y principios de la década de 2000.

Velarde ha sobrevivido a presidentes tanto de derecha como de izquierda. Fue designado por última vez para un nuevo mandato de cinco años que vence en 2026 por el expresidente de izquierda Pedro Castillo, quien asumió el cargo el año pasado después de postularse en una plataforma de partido marxista. Castillo fue despedido por el Congreso el 7 de diciembre después de que intentó dar un golpe de estado al anunciar la disolución del parlamento poco antes de que los legisladores votaran sobre su destitución por cargos de corrupción.

Boluarte, también un izquierdista que fue elegido en la plataforma del partido marxista Perú Libre pero dejó el partido en enero, es el tercer vicepresidente que se ha convertido en presidente en los últimos cuatro años.

Economía

A pesar de la agitación política de Perú, se espera que la economía crezca un 3% este año, sobre el promedio de la región. Se proyecta que crezca un 2,9% el próximo año, lo que sería más que el crecimiento promedio esperado de América Latina. La inflación anual de Perú será del 8,2% este año, en comparación con casi el 100% en Argentina y el 160% en Venezuela.

Si bien varios países de la región han tenido períodos hiperinflacionarios, la inflación de Perú se ha mantenido en un solo dígito desde 1997. Las reservas de moneda extranjera de Perú se encuentran en $74 mil millones, entre las más altas de América del Sur y las más altas de la región en relación con el tamaño de su economía.

Cuando lo llamé un día después de la asunción de Boluarte y le pregunté si teme ser despedido cada vez que un nuevo presidente asume el cargo, Velarde respondió, de hecho, “no realmente”.

“Nunca ha habido conflictos importantes con el poder ejecutivo, ni amenazas a la autonomía del Banco Central”, me dijo Velarde. “La autonomía del Banco Central está bien garantizada en Perú”. Irónicamente, el Banco Central de Perú ha estado más a salvo de los ataques presidenciales que la Reserva Federal de EE. UU., cuyo expresidente, Jerome Powell, fue criticado repetidamente en público en 2018 por el entonces presidente Trump, señalan economistas peruanos.

Tipo de cambio

En cuanto a los secretos de la relativa estabilidad económica de Perú, además de la independencia del Banco Central, Velarde me dijo que el tipo de cambio flotante del país, bajo el cual los peruanos pueden ahorrar desde hace mucho tiempo en dólares estadounidenses, ha ayudado a mantener la estabilidad económica.

A diferencia de la mayoría de los países latinoamericanos, los peruanos pueden cambiar legalmente su moneda local por dólares estadounidenses o euros y depositar sus ahorros en moneda extranjera en los bancos peruanos. Eso ha ayudado a reducir, aunque no a detener, la fuga de capitales.

“La posibilidad de tener tus ahorros en otras monedas del sistema financiero de tu país alivia las presiones por la fuga de capitales”, me dijo Velarde.

Obviamente, a Perú le iría mucho mejor si no tuviera su sistema político caótico, en el que más de una docena de partidos están constantemente en guerra y conspirando para derrocar al presidente del momento. Los candidatos presidenciales de Perú a menudo ganan las elecciones de primera vuelta con menos del 20 % de los votos y no pueden formar coaliciones políticas una vez en el poder.

Aún así, es sorprendente cuánto ha crecido Perú en las últimas décadas a pesar de su agitación política. La próxima vez que lea que Perú es el país más inestable de América Latina, tómelo con pinzas. Sí, su política es un desastre, pero el país tiene más estabilidad económica que muchos de sus vecinos. Su secreto es tener un Banco Central ferozmente independiente.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *