viernes, agosto 7, 2020
Inicio ACTUALIDAD Parque Nacional Huascarán, crónica de un viaje encantado

Parque Nacional Huascarán, crónica de un viaje encantado

Parque Nacional Huascarán, crónica de un viaje encantado. Escrito por Mike Graeme. “Inanna y yo nos dirigimos al Parque Nacional Huascarán en la Cordillera Blanca, la cordillera tropical más alta del mundo. ¿Por qué estamos en Perú? Tenemos una semana antes que nuestra escuela de campo de estudios ambientales comience en Lamas. Qué sueño es tomar este curso “Economías Indígenas Sostenibles y Ecología del Perú”, en el Centro Sachamama para la Regeneración Bicultural.

Parque Nacional Huascarán

Nuestra profesora Ana María Peredo ha establecido algunas lecturas previas al curso y la mejor manera de absorberlas, decidimos, es absorber al Perú a través de nuestros sentidos. Nuestro plan: avanzar lentamente hacia el norte, hacia Lamas.

Parque Nacional Huascarán es nuestra primera parada. Mirando por la ventana a medida que comenzamos nuestro ascenso hacia el parque, nuestra comprensión en desarrollo ya se está mezclando con la experiencia.

En el primer plano del glaciar Chacraraju de Huascarán, que se cierne sobre nosotros, recibe los primeros rayos de la mañana de crema. Veo una mina tallada en la ladera de la montaña.

En nuestras lecturas aprendemos cómo durante los primeros días de la colonización europea, las minas de plata, especialmente la mina Potosí en lo que ahora es los Andes bolivianos, fueron la principal fuente de riqueza. Se canalizó a Lima, el centro colonial, y luego a España. El trabajo forzado de los indígenas fue el medio para extraer el mineral.

Tengo esto en mi cabeza cuando giramos en una curva cerrada y la mina desaparece de la vista. Llegamos a un lago y salimos para estirar las piernas. Inanna encuentra una cama en un árbol y tenemos que pellizcarla para volver a la camioneta. “No necesitamos buscar más”, dice, mientras la alejamos de su paraíso.

Llegamos al comienzo del sendero alrededor de las 8:30 y comenzamos a aplicar capas de protector solar y tomar té de coca para protegernos de la dureza de la altura.

A medida que el sendero comienza la gran pendiente hacia el glaciar Chacraraju. Comenzamos a sentir los efectos de la altitud. Cada cinco minutos tengo que apoyarme en una roca. Nuestro destino es El Lago 69, a 4.600 metros sobre el nivel del mar.

La mina en Potosí también está a esa altura. ¿Cómo diablos trabajó la gente en esta altitud, donde se siente la gravedad multiplicada por diez?

Recuerdo mi introducción a la clase de antropología biológica. Aprendí que los pueblos indígenas de los Andes habían desarrollado una adaptación a la altitud que implicaba la capacidad de transportar más oxígeno en la sangre y respirar adecuadamente sin tener que hiperventilar.

Dos horas después de la caminata, miro hacia atrás: montañas y glaciares en todas las direcciones. Es una mezcla de euforia y melancolía. La melancolía proviene del conocimiento que los glaciares están desapareciendo.

Las montañas de los Andes son conocidas por los primeros habitantes de este lugar como apus, deidades sagradas del abuelo. Mientras miro hacia el valle, veo obras de piedra antiguas, quizás una aldea antigua. Deben tener nombres para estas montañas.

Lago 69

Pregunto al guía por qué se llama Lago 69. “Porque no tenía nombre cuando se creó el parque”, responde, “Los numeraron porque carecían de nombres”. Pero, ¿qué pasa con las comunidades indígenas que viven aquí, no tienen un nombre para el lago? “Los indígenas que vivían aquí fueron expulsados ​​cuando el área se convirtió en un parque”, dice nuestra guía.

Mi falta de aliento esta vez no se debe a la altitud, ni a las impresionantes montañas que se elevan en todas las direcciones. Se debe a la creciente comprensión que las comunidades indígenas que llamaron a estas montañas sagradas fueron las mismas forzadas a tallar estas montañas para extraer riqueza mineral.

Esa noche saltamos en un autobús nocturno y nos dirigimos a nuestra escuela de campo. Pensamos en el sendero que recorrimos y en el camino que nos espera. Las siguientes dos semanas y media sin duda se gastarán en algunas discusiones profundas sobre los temas que ya están llegando a nuestras experiencias.

1 COMENTARIO

  1. I have been surfing online more than three hours today, yet I never found any interesting article like yours. It’s pretty worth enough for me. Personally, if all site owners and bloggers made good content as you did, the web will be a lot more useful than ever before.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Debe leer

Vizcarra designó a un general como jefe de gabinete

Vizcarra designó a un general como jefe de gabinete Crisis política El presidente de Perú, Martín Vizcarra, designó el jueves como jefe de gabinete al general retirado Walter Martos, quien era...

Fortalezas de la economía peruana, cómo salir de la crisis

Fortalezas de la economía peruana, cómo salir de la crisis. Economista jefe de Credicorp Capital, Daniel Velandia, afirmó que la cartera de proyectos, el...

Andrés Yares, héroe de la Cruz Roja Peruana

Andrés Yares, héroe de la Cruz Roja Peruana. El voluntario de la Cruz Roja Peruana, Andrés Yares, lo ha sido durante diecisiete años, y...

Parque Dom Pedro, reabre en Brasil el shopping más grande de Sudamérica

Parque Dom Pedro, reabre en Brasil el shopping más grande de Sudamérica. El centro comercial en Campinas, Parque Dom Pedro, puede abrir solo 4...

Vocalink, Mastercard busca modernizar pagos en Sudamérica

Vocalink, Mastercard busca modernizar pagos en Sudamérica. El inquilino principal de Vocalink, el primero en comenzar, es un operador del Perú, la Cámara de...