Pachacamac, estudiantes construyen refugio para arqueólogos

Pachacamac, estudiantes construyen refugio para arqueólogos. Los arquitectos Guillaume Othenin-Girard y Vincent Juillerat lideraron a 45 estudiantes en el diseño. Produjeron la estructura exterior en tres semanas durante junio de 2018.

Pachacamac arqueólogos

Un toldo blanco tejido, paredes de caña de bambú y pisos de tierra forman este espacio de trabajo para arqueólogos en excavaciones en Pachacamac. Fue construido por estudiantes de arquitectura de Zurich y Lima.

La Sala está ubicada en un sitio arqueológico a 40 kilómetros al sureste de Lima. Pachacamac cubre unas 600 hectáreas de desierto.

El pabellón constituye la culminación de un proyecto de colaboración que reunió a estudiantes de Studio Tom Emerson, un estudio de diseño e investigación en la facultad de arquitectura de la universidad suiza ETH Zurich, y Taller 5 en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

El pabellón ofrece refugio a los arqueólogos que realizan sus primeros exámenes de artefactos que emergen de las excavaciones. Está diseñado para ser abierto, de modo que se pueda emprender un trabajo para los visitantes y niños.

Cuatro pasillos lineales al aire libre, hechos principalmente de madera, establecen la forma rectangular de la estructura con un patio de arena en el centro. Mide 37 metros por 16,3 metros en total, y se eleva 3,6 metros de altura.

El techo está hecho de poliéster blanco, tejido entre los planos superior e inferior de los puntales de madera. Este dosel proporciona capas de sombra al tiempo que conserva vistas al cielo y al paisaje más allá.

«El diseño de la estructura podría describirse como una ‘mesa al revés’; un conjunto rígido de vigas y columnas ancladas en el suelo, que soporta campos de trabajo de celosía», dijo el equipo en una descripción del proyecto.

«En resumen: el techo debía hacer poco más que soportar su propio peso y mantenerse rígido».

La sala para arqueólogos y niños se construyó a pedido de la directora del Museo de Pachacamac, Denise Pozzi-Escot. El pabellón incluye un espacio para eventos para el museo y sus instalaciones de arqueología, que la firma peruana Llosa Cortegana Arquitectos construyó en 2015.

El suelo está formado por ladrillos de adobe que se compactan con juntas de tierra, que se fusionan con la abrumadora cantidad de arena en el lugar.

La caña de bambú fue cortada y tejida a mano en paneles, colocados verticalmente, para las piezas de pared y puerta. Estas paredes tejidas encierran cuartos en cada extremo para almacenar artefactos, antes de ser trasladados al Museo de Pachacamac cercano para su conservación.

También se usa en la construcción el tornillo secado al horno, una madera dura tropical que se encuentra en la selva tropical en Perú, que es densa y flexible, y naturalmente resistente a los hongos y la humedad.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.