Ola de corrupción Latam, ¿está o no prevaleciendo la Justicia?

Ola de corrupción Latam, ¿está o no prevaleciendo la Justicia? Enormes escándalos sacuden a la élite política en Argentina y Perú. Y a varios ex presidentes centroamericanos. América Latina una vez más montada en la ola de corrupción.

Ola de corrupción

Los expertos dicen que a pesar que la región está sufriendo una pesadilla recurrente hay razones para creer que el sistema judicial finalmente está ganando en la lucha contra el soborno.

En Centroamérica, el ex presidente salvadoreño encarcelado Elías Antonio Saca admitió recientemente haber desviado más de 300 millones de dólares durante su mandato, en el período 2004-2009. Su sucesor Mauricio Funes está acusado de delitos similares. Y se ha refugiado en Nicaragua.

El ex presidente de Panamá Ricardo Martinelli no tuvo tanta suerte. Fue extraditado en junio de Estados Unidos para enfrentar cargos en una serie de casos de corrupción.

Desde el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva hasta la lista de los últimos cuatro presidentes peruanos, «hay una docena de ex presidentes en prisión, en fuga, involucrados o despedidos» en casos similares de corrupción, dice el abogado peruano José Ugaz. Es el ex jefe de la ONG anticorrupción Transparencia Internacional.

Los escándalos en Perú no solo han atrapado a presidentes, sino también a la judicatura, luego de la emisión de grabaciones de audio en julio.

Se puede escuchar a los jueces negociando sobre la sentencia de los acusados. El ministro de Justicia, Salvador Heresi, el presidente del Tribunal Supremo, Duberli Rodríguez, y Orlando Velásquez, presidente del consejo judicial que nombra a los jueces y fiscales, se vieron obligados a renunciar.

En respuesta al escándalo, el presidente de Perú, Martín Vizcarra, anunció una importante reforma del sistema judicial y la celebración de un referéndum para garantizar el respaldo público.

Dinero y política

Algunos de los casos más notorios que involucran a gobiernos actuales y anteriores involucran a Odebrecht. Operaba un fondo de sobornos que asciende a cientos de millones de dólares en América Latina. El dinero engrasó las manos de los políticos y pervirtió el sistema de licitaciones en obras públicas.

«La relación entre el dinero y la política está en el centro de la cuestión», dice Gaspard Estrada, director del Observatorio para América Latina del Instituto de Estudios Políticos de París.

Desde Brasil hasta Argentina, «encontramos los mismos mecanismos, con empresarios corruptos y políticos que buscan financiar sus campañas», dijo.

En Argentina, el llamado escándalo de los cuadernos ha sacudido el mundo de las grandes empresas y la política.

Oscar Centeno fue chofer de un ex funcionario. Usó cuadernos escolares para detallar la entrega de decenas de millones de dólares en sobornos, Fue responsable de transportar a varios políticos, incluso a los hogares de Cristina Kirchner cuando era presidente.

Los presuntos sobornos fueron pagados por ejecutivos de negocios para asegurar contratos de obras públicas.

Varios ex funcionarios y ejecutivos corporativos están bajo arresto y la propia Kirchner, que fue presidenta entre 2007 y 2015, fue convocada a una audiencia judicial.

La mujer se negó a responder preguntas, pero salió en defensa de antiguos líderes izquierdistas como ella, quienes fueron derrotados en forma democrática por un movimiento de derecha en toda América Latina.

«La gran pregunta en las mentes legales es cómo «alejarse de esta dependencia y romper este círculo vicioso», dice Estrada.

Los marcos legales más estrictos que rigen las donaciones políticas son vitales, dice. «Debería haber límites para las donaciones de personas privadas y esto debería ir de la mano de una financiación pública estricta».

«El gran problema institucional en América Latina es la falta de mecanismos de control y equilibrio», lamenta Raúl Ferro, del Centro de Apertura y Desarrollo en América Latina (Cadal).

Eso es algo que el escándalo de los cuadernos de Argentina ha puesto de relieve, según Nicolás Solari de la consultora Poliarquía.

«No hay duda que los cuadernos describen en detalle la forma en que los Kirchner recaudaron dinero ilegalmente durante siete años sin que se active ninguna alarma en ninguna agencia de supervisión», dice Solari.

Corrupción regional

«En América Latina, hay una historia de corrupción, siempre habrá negocios, es la naturaleza del ser humano», dice Ferro. Sin embargo, él es «optimista, sin ser ingenuo», sobre el futuro.

«Lo importante es que cada vez es más difícil hacerlo, y es más fácil ver dónde está pasando. Cada escándalo de ruptura es un pequeño paso adelante», dice.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.