Narcoestados andinos, qué pasa en Perú, Bolivia y Ecuador

Narcoestados andinos, qué pasa en Perú, Bolivia y Ecuador. El creciente peligro de los narcoestados andinos en Ecuador, Bolivia y Perú se están ahogando con resultado común: inestabilidad política.

Narcoestados andinos

A primera vista, Guillermo Lasso en Ecuador, Pedro Castillo en Perú y Luis Arce en Bolivia -los tres jefes de Estado andinos- difícilmente podrían ser más diferentes: Lasso es un banquero de élite liberal-conservador, Castillo un marxista y político recién llegado, Arce un tecnócrata a la cabeza de un movimiento populista de masas de izquierda.

Pero los tres también tienen mucho en común: todos llegaron al poder durante la pandemia en países azotados por el covid-19. Y hoy los tres tienen que luchar con sus repercusiones: cadenas de suministro interrumpidas, inflación, desempleo y empobrecimiento. Y en la estela de la crisis económica, ha regresado otro de los viejos males de la región: la inestabilidad política. Los votantes que luchan contra el declive social tienen poca paciencia con los políticos.

En abril de 2020, cuando se sabía muy poco sobre el Covid-19, la ciudad portuaria ecuatoriana de Guayaquil se vio tan afectada y casi al mismo tiempo que Italia. Su sistema de salud se derrumbó, los fallecidos fueron tendidos en los bancos del parque durante días y los empresarios funerarios tuvieron que arreglárselas con ataúdes de cartón.

Escenas igualmente dramáticas también se vieron en Perú. No había oxígeno, las instalaciones hospitalarias correspondientes estaban en ruinas y las empresas dominantes especulaban con los precios. El gobierno derechista de Bolivia estaba totalmente abrumado. El caos reinó en los hospitales, las regiones quedaron solas y en la central de compras de mascarillas y respiradores floreció la corrupción.

Sin respuestas

Se suponía que Arce, Lasso y Castillo debían responder a la debacle. Arce, el príncipe heredero del izquierdista Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales y padre del milagro económico de Bolivia, ganó claramente las elecciones presidenciales en octubre de 2020. Mientras que el banquero Lasso, quien fue elegido en mayo de 2021 en su tercera candidatura a la presidencia , ganó principalmente por nostalgia: los votantes esperaban un rápido retorno a la estabilidad y el crecimiento económico.

En contraste, el maestro de escuela rural marxista Pedro Castillo, quien ganó las elecciones peruanas en julio de 2021, encarnó lo contrario: un alejamiento del consenso neoliberal y las esperanzas de más políticas sociales. Castillo es el marginado tradicional que fue llevado al poder por una ola de protestas y el temor de que su oponente, la hija del dictador Keiko Fujimoro, ganara la segunda vuelta.

Crisis política

Sin embargo, ninguno de ellos ha encontrado el toque de suerte. Sus países continúan tambaleándose de crisis en crisis. Lasso trató de poner de nuevo en pie la economía de Ecuador utilizando medidas de austeridad neoliberales, que la paralizaron mientras crecía la inflación.

Eso estimuló una enorme ola de protestas encabezada por la Confederación Indígena CONAIE., que ya había acorralado a muchos presidentes. Los manifestantes lograron arrebatarle a Lasso un compromiso que no solo preserva los subsidios a la gasolina, sino que también establece controles de precios y una moratoria sobre futuros proyectos mineros y petroleros. Lasso se encuentra ahora en un doble aprieto porque la exportación de materias primas, junto con las flores cortadas y las bananas, es uno de los principales pilares económicos del país.

Lasso solo logró salir de ese aprieto al reprogramar la deuda nacional con China. Dos tercios de todos los ecuatorianos califican negativamente el desempeño de Lasso. Su reciente conversación telefónica con su predecesor y archienemigo, el populista de izquierda Rafael Correa, solo refuerza la impresión de que Lasso está acabado.

Peruanos

El 70 por ciento de los peruanos luchan por sobrevivir en la economía informal que mezcla actividades legales e ilegales más allá del reconocimiento.

En cuanto a Castillo, lleva 14 meses en el cargo y no ha hecho prácticamente nada. Su gobierno simplemente tropieza de un escándalo a otro. Ha pasado por 72 ministros. Gracias a alianzas de conveniencia ha podido anular dos procedimientos de juicio político.

Pero el fiscal general ha iniciado seis investigaciones a Castillo y su familia, tres de ellas relacionadas con contratos de servicio público. Una hija está en prisión y un sobrino está prófugo. El Congreso de 130 miembros de Perú está dividido entre 15 partidos. Muchos diputados chantajean al gobierno para que les otorgue concesiones personales, como flexibilizar los controles de las empresas de transporte y las universidades privadas. Mientras tanto, el 70 por ciento de los peruanos luchan por sobrevivir en la economía informal que mezcla actividades legales e ilegales más allá del reconocimiento.

Arce

Mientras tanto, ha estallado una lucha de poder en Bolivia entre Arce, su vicepresidente David Choquehuanca y su antecesor Morales. Los tres exigen ser el candidato del MAS en las elecciones presidenciales de 2025 y arrojan lodo como locos. Un representante del MAS del ala de Morales reveló que los hijos de Arce aceptaron sobornos por adjudicar a una empresa estadounidense los depósitos de litio en el salar de Uyuni, y un periodista reveló que Arce había conseguido que sus hijos tuvieran puestos importantes en la empresa nacional de energía y parece que se están beneficiando personalmente. de la fábrica de biodiesel estatal que está en proceso. A eso, un representante del MAS del campo de Arce replicó que Moraleshabía conseguido que narcotraficantes argentinos y brasileños financiaran su campaña, por lo que estos últimos exigieron la renuncia de dos ministros por servir a los intereses imperialistas. Choquehuanca espera sacar provecho de su lucha. El intelectual indígena señala con gusto la necesidad de un cambio generacional, y puede confiar en el ala reformista de jóvenes cuadros del MAS. Pero el partido está en desacuerdo consigo mismo e incluso podría disolverse, especialmente si los funcionarios electorales siguen las instrucciones de Arce de acabar con todas las formas de financiar campañas y comprar votos ilegalmente.

Crimen floreciente

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.