Movilizaciones masivas en Lima, se enrarece clima del Perú

Movilizaciones masivas en Lima, se enrarece clima del Perú. Pese al toque de queda se producen movilizaciones masivas en Lima, alentadas por redes sociales, mientras el clima político del Perú se enrarece.

Perú movilizaciones masivas Lima

En Perú, las crecientes protestas y la ira por el aumento de los precios del combustible y los alimentos empujarán al gobierno a introducir subsidios, que probablemente intentará pagar aumentando los impuestos sobre el cobre y otras industrias extractivas.

Pero en el plazo más corto, el gobierno de Castillo delibera con representates del Legislativo, en tanto se producen movilizaciones masivas en Lima, convocadas por redes sociales. El hartazgo de la sociedad se manifiesta en todos los rincones de la capital, pero también se extende hacia otras regiones del país.

El 3 de abril, el ministro de Hacienda de Perú, Oscar Graham, anunció una reducción del 90 % en la tasa del impuesto sobre los combustibles, así como exenciones de impuestos para productos que incluyen pollo, huevos, harina y fideos, en un esfuerzo por reducir los precios luego de días de huelgas disruptivas de agricultores y sindicatos de camioneros. Perú es un importador neto de alimentos y recibe sus productos básicos como el trigo, la soja y el maíz de otros países de América del Sur.

Castillo anunció que el toque de queda duraría hasta la medianoche del martes «para restablecer la paz» después de las protestas en todo el país contra los aumentos en los precios del combustible y los peajes, además de la fuerte inflación de los alimentos.

“Había información de una fuente que iba a haber actos de vandalismo hoy. Por eso hemos dado este paso”, agregó el ministro de Defensa, José Gavidia.

Marchas

Mientras Lima estuvo bajo toque de queda, las protestas continuaron y las carreteras fueron bloqueadas en varias ciudades más pequeñas en otras partes de Perú.

El Índice de Precios al Consumidor del país experimentó en marzo su mayor aumento mensual en 26 años, impulsado por el alza de los precios de los alimentos, el transporte y la educación, según el instituto nacional de estadística.

En un intento por apaciguar a los manifestantes, el gobierno eliminó el fin de semana el impuesto a los combustibles y decretó un aumento del 10 por ciento en el salario mínimo a partir del 1 de mayo.

Pero la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), la principal central sindical del país, consideró insuficientes las medidas y volvió a tomar las calles el lunes en Lima y varias regiones del norte del país.

Algunos manifestantes prendieron fuego a las cabinas de peaje en las carreteras, saquearon tiendas y se enfrentaron con la policía.

Otros quemaron neumáticos y bloquearon la carretera Panamericana norte-sur, la arteria más importante del país para personas y mercancías.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.