Mochileros peruanos arriesgan su vida traficando cocaína

Mochileros peruanos arriesgan su vida traficando cocaína. Mochileros del Perú portan rifles y granadas, en la selva peruana y los jóvenes llevan 30 kilos de pasta de cocaína, que eventualmente tendrá un valor de 750 mil dólares.

Perú mochileros

La caminata oscura y peligrosa es el primer paso en una cadena de suministro que verá su pasta contrabandeada a todos los rincones del mundo, desde Miami hasta Melbourne.

E incluso en esta etapa, los traficantes están arriesgando sus vidas transportando su carga ilícita, lo que algunos comienzan a hacer cuando solo tienen 15 años.

«Todos los involucrados en este tipo de negocios están armados», le dice uno de los mochileros a la periodista Mariana Van Zeller en el último episodio de Trafficked. Ella le pregunta al contrabandista qué pasaría si los emboscan mientras caminan por las montañas: “Sería la guerra. La sangre fluiría. Para salvar tu vida, disparas a tus enemigos”, dice.

Esta es la vida cotidiana en la brutal autopista de la cocaína, en la que millones de dólares de cocaína se pasan de contrabando en secreto desde las montañas de Perú al torrente sanguíneo de los usuarios, todos los días.

Muchos consumidores de cocaína probablemente no piensan de dónde viene la droga, pero en Perú, el pan de cada día de innumerables familias depende del comercio.

En el extremadamente pobre Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), alrededor de una quinta parte de la cocaína del mundo se produce en laboratorios de la selva.

No es ilegal cultivar y vender hojas de coca en Perú, y los agricultores dependen de la venta de la cosecha para alimentar a sus familias.

Pero procesar las hojas en cocaína es ilegal, lo que significa que el vasto comercio está controlado por organizaciones criminales violentas.

A pie

Más de 400 kg de hojas de coca se sumergen en un pozo de agua, ácido y lejía durante días solo para producir un solo kilogramo de cocaína. El cemento y la gasolina se agregan a la infusión tóxica antes que se use amoníaco para convertirlo en ladrillos sólidos.

Desde allí, grupos de mochileros cargan los ladrillos sobre las montañas del Perú, a pie, para evitar los bloqueos policiales en las carreteras.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.