Minera Buenaventura busca asociarse con Southern Copper para Michiquillay

Minera Buenaventura busca asociarse con Southern Copper para Michiquillay. La minera peruana de metales preciosos confirmó que busca acuerdo con Southern Copper para proyecto Michiquillay. Esta se ubica al norte andino de Perú. El rumor se confirmó en el Simposio Internacional de Oro y Plata en Lima. Allí, el director ejecutivo de Buenaventura, Víctor Gobitz, dijo que se habían acercado a Southern Copper para trabajar juntos.

Minera Buenaventura busca repetir modelo

El desarrollo de la mina de 2,5 mil millones de dólares en la región de Cajamarca es un área conocida por ambas empresas. Incluso ya trabajan juntas. Southern Copper y Buenaventura lo hacen en Tantahautay, una mina de oro y plata.

«Fueron receptivos pero depende de ellos evaluar la propuesta preliminar», dijo Gobitz. Buenaventura espera construir sobre la cooperación existente con Southern Copper en la región. No solo comparten la mina Tantahautay, sino que Buenaventura también opera la mina de oro La Zanja.

Gobitz dijo que las dos compañías podrían «crear más valor» trabajando juntas y que «habría sinergias».

Southern Copper se ganó el derecho a trabajar en el proyecto Michiqullay en febrero de este año. Ofreció al gobierno peruano 400 millones de dólares en efectivo y un 3 por ciento en regalías. El operador anterior, Anglo American, se había retirado debido a problemas de financiación.

Buenaventura no hizo una oferta por Michiquillay en ese momento, pero se registró para hacerlo.

Southern Copper describe a Michiquillay como un proyecto minero de clase mundial. Tiene potencial para producir 225 mil toneladas de cobre por año, así como subproductos de oro, plata y molibdeno, con una vida útil de 25 años.

En el lanzamiento original, Southern Copper dijo que planeaba comenzar la producción en 2025 y que sería una de las mayores minas de cobre en Perú.

Perú aparentemente está inundado con minas de cobre atrasadas y demoradas, incluida la mina Quellaveco de Anglo American. T la propia Tía María de Southern Copper, que ha estado suspendida desde 2015.

Tía María ha sido bloqueada y obstruida desde 2015 debido a las preocupaciones locales sobre el agua, un problema que ha surgido en el futuro de la construcción de Michiquillay.

En la adquisición de Michiquillay por parte de Southern Copper, el gobierno aseguró a los pobladores que la construcción de la mina no afectaría el suministro de agua.

Tía María tiene planes de producir 120 mil toneladas de cobre por año, la mitad del tamaño de Michiquillay. Y aunque Southern Copper lentamente ha estado presionando para reabrir la mina en el sur de Perú, la administración del gobierno central no lo está facilitando. El primer ministro César Villanueva dijo que el gobierno no «impondría» ningún proyecto a las comunidades.

Tía María gana legitimidad en poblaciones de Perú, según Southern Copper

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.