Un millón de chinos viven en Perú, los inmigrantes del Oriente

Un millón de chinos viven en Perú, los inmigrantes del Oriente. La mayoría de la gente no pensaría en Perú como un centro de trabajo chino. Pero hay más de un millón de chinos en el país. Solamente en Lima se registran 200 mil.

La inmigración china en Perú comenzó hace tres generaciones, cuando la abolición de la esclavitud dejó un vacío en la fuerza laboral del país. Eran sirvientes contratados. Y una vez que cumplieron sus contratos, muchos se quedaron y abrieron sus propios negocios. Hoy en día, el barrio chino de Lima es un centro de actividad con mercados, tiendas y una gran cantidad de comida deliciosa que los peruanos han llegado a amar y adoptar.

La historia de los chinos en Lima ha sido de opresión, prejuicios y trata de personas. Como trabajadores contratados eran un poco más afortunados que los esclavos africanos porque podían ganarse la libertad. Después de completar sus contratos estos trabajadores se enfocaron en establecer su propia comunidad.

En 1983, China alivió las restricciones de emigración y muchos más chinos vinieron a Lima para buscar oportunidades comerciales. Fue así que se convirtió en la comunidad china étnica más grande de América Latina. La ética laboral china se refleja en las concurridas y abarrotadas calles de Chinatown, que alberga a más del 25 por ciento de los vendedores en el centro de la ciudad de Lima.

Perú y su Chinatown

Pero junto con las empresas legítimas, las callejuelas estrechas de Chinatown también ofrecen cobertura para la delincuencia y la actividad de la mafia. Y el dominio de los chamanes y los lectores de palmas de las manos, acechan en las sombras.

Dado que los nuevos inmigrantes no tenían las habilidades de lenguaje para comunicarse con nadie, tendían a agruparse en vecindarios chinos. Lily abrió una escuela de español como una forma de ayuda para los recién llegados.

«Creció adorando ídolos como la mayoría de los chinos. Emigró a Lima para comenzar un negocio. Era rica con una familia rota y un negocio fallido, sin esperanza», dicen sus allegados.

La misión desplegada por Lily es un puente de convivencia. Y un vínculo de unión entre seres humanos cuya única diferencia ha sido el lugar donde nacieron.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.