México, cómo afectó la pandemia a mujeres embarazadas

México, cómo afectó la pandemia a mujeres embarazadas. Un nuevo estudio publicado en el servidor de preimpresión medRxiv determina cómo la pandemia afectó a las mujeres embarazadas en México.

México pandemia mujeres embarazadas

El estado de alto riesgo de las mujeres embarazadas expuestas al SARS-CoV-2 se estableció debido a los diversos cambios fisiológicos que ocurren durante el embarazo y que aumentan la probabilidad de una respuesta hiperinflamatoria a la infección.

La hipercoagulabilidad en el embarazo también presagia un resultado más grave de COVID-19, que incluso se asocia con tromboembolismo en un tercio de los pacientes.

Estudios anteriores han demostrado un riesgo tres veces mayor de mortalidad por COVID-19 entre las mujeres embarazadas en comparación con las mujeres no infectadas.

Epidemiología

El presente estudio utilizó registros de embarazo del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica de la Dirección General de Epidemiología. Todos los casos de COVID-19 se identificaron utilizando definiciones precisas, incluida la presencia de una prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR) positiva.

Las mujeres tenían entre 12 y 49 años de edad, con una media de 28 y 27 años para las mujeres embarazadas con SARS-CoV-2 positivo y negativo, respectivamente.

Los investigadores también exploraron el efecto de otras variables no relacionadas con la enfermedad sobre la mortalidad por COVID-19 en este grupo. También se calculó la tasa de letalidad (CFR).

Estudio

De las mujeres en este estudio, el 20 % requirió hospitalización y alrededor del 8 % desarrolló neumonía, con una CFR de poco más del 1 %. Esta CFR es una décima parte de la CFR informada previamente para México en general y es probable porque casi el 70% de dichas muertes fueron en hombres, la mitad de los cuales tenían 60 años o más.

La edad media entre los no supervivientes fue de unos 32 años, superior a la edad media de 28 años entre los supervivientes, al igual que el tiempo transcurrido desde el inicio de los síntomas hasta la presentación, indicado por el momento del registro.

Los sobrevivientes aparecieron en el registro una media de cuatro días después del inicio de los síntomas en comparación con cinco días para los no sobrevivientes. Por lo tanto, una presentación tardía para recibir atención se asoció con un mayor riesgo de mortalidad.

Neumonía

Casi el 80% de las muertes en la cohorte se debieron a neumonía, lo que se informó en estudios anteriores. La presencia de esta complicación aumentó el riesgo de muerte casi nueve veces.

La presencia de otras condiciones médicas subyacentes o coexistentes no afectó el riesgo de muerte por COVID-19, quizás porque su prevalencia fue muy baja en este grupo.

El menor riesgo de muerte fue en las mujeres más jóvenes entre 12 y 19 años con un 0,4%. Por el contrario, se informó un riesgo de muerte del 3,7% entre las mujeres embarazadas de 40 a 49 años.

El riesgo de mortalidad fue cinco veces mayor en mujeres embarazadas de 40 a 49 años en comparación con el CFR general. A pesar de esto, la mitad de las muertes ocurrieron en mujeres de 30 a 39 años, mientras que la mitad de las sobrevivientes tenían entre 20 y 29 años.

Sin embargo, como lo indica la atención ambulatoria, aquellos con enfermedad leve tenían un riesgo mínimo de morir. Más del 90% de las muertes ocurrieron entre pacientes hospitalizados.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.