México, AMLO deja Pemex como pan de hoy y hambre para mañana

México, AMLO deja Pemex como pan de hoy y hambre para mañana. Presidente de México AMLO abandonará su cargo dejando el cacareado «rescate» de Pemex como una carga para su sucesor.

México AMLO Pemex

El presidente saliente de México AMLO ha tomado medidas para promover una transferencia sin problemas de la petrolera nacional Pemex, dijeron tres fuentes a Reuters, pero las últimas medidas probablemente pospondrán el día de ajuste de cuentas para la petrolera más endeudada del mundo.

La semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó un nuevo apoyo a Pemex, parte de su antiguo objetivo de hacer que México sea autosuficiente en la producción de combustibles para motores, revelando una nueva exención fiscal por valor de unos 6.400 millones de dólares.

El impulso sigue a un enorme apoyo gubernamental de 90 mil millones de dólares otorgado a Pemex desde que López Obrador asumió el cargo a fines de 2018, que abarca recortes de impuestos e inyecciones de capital, la mayor parte para pagar una abrumadora carga de deuda de unos 106 mil millones de dólares.

Las dificultades financieras de la compañía pueden recaer en la ex alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, la sucesora ungida de López Obrador y actual favorita en las encuestas antes de las elecciones de junio.

El próximo presidente de México asumirá el cargo en octubre.

Mexicanos engañados

Una presidencia de Sheinbaum buscaría reducir la dependencia de Pemex de los fondos gubernamentales, dijo a Reuters una fuente cercana a su equipo, utilizando recortes de impuestos para liberar el gasto de las empresas en otros lugares.

Sheinbaum también se ha comprometido a perseguir el objetivo tan repetido pero vago de López Obrador de «soberanía energética».

Mientras tanto, una fuente cercana a Pemex dijo que la última ronda de apoyo se utilizará para cubrir 17.200 millones de dólares en deudas con proveedores de servicios, como Halliburton y Baker Hughes.

«Todo esto es parte de una estrategia de transición ordenada encaminada a un aterrizaje suave para la próxima administración», dijo una fuente de alto rango de Pemex, que habló bajo condición de anonimato.

Sin embargo, las prioridades que ya cuentan con el «sello de aprobación» de López Obrador podrían limitar a su sucesor, añadió la fuente.

Deuda

AMLO declaró la victoria de su política con Pemex a principios de esta semana.

«Creo que ya hemos rescatado a Pemex», dijo López Obrador, pregonando una reducción de su deuda financiera en comparación con hace seis años.

Esos pasivos cayeron casi 7%, de 1,99 billones de pesos en 2018 a 1,86 billones, a septiembre pasado.

Según cálculos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) basados en datos de Pemex, la empresa debe realizar pagos periódicos de deuda por 53 mil millones de dólares entre octubre y septiembre de 2027. Sólo este año los pagos de deuda alcanzan casi 11 mil millones de dólares.

Pemex también enfrenta vencimientos de deuda por unos 35 mil millones de dólares, en su mayoría vinculados a sus bonos, entre 2025 y 2030.

«A pesar de todo lo que se le ha dado, las presiones de deuda para 2024 y 2025 son muy fuertes», dijo el economista del IMCO Jesús Carrillo.

Fracaso

«Pemex ha sido el fracaso fiscal (de López Obrador)… un rescate que nunca llegó», añadió.

Ni Pemex, la presidencia ni la Secretaría de Hacienda respondieron a solicitudes de comentarios para este artículo.

Algunas fuentes reconocieron que se han reducido las medidas de éxito, pero dijeron que se han logrado algunos avances.

«La idea es dejar a Pemex mejor de como lo encontramos», afirmó una fuente de la empresa, admitiendo que «muchos problemas no se han solucionado».

Una fuente cercana al equipo de Sheinbaum apuntó a la paulatina reducción del impuesto de participación en las utilidades DUC de la empresa, uno de los más importantes para las arcas estatales, del 65% al 30%.

La fuente agregó que los recortes de impuestos buscan garantizar que Pemex pueda conservar una mayor parte de sus propios ingresos y dejar de ser una «carga» para las finanzas estatales.

Ingresos

Aún así, la producción de crudo de la compañía petrolera, abrumadoramente su principal fuente de ingresos, ha seguido cayendo durante el mandato de López Obrador, de 1,8 millones de barriles por día (bpd) a 1,6 millones de bpd, a pesar de su promesa de aumentarla.

Y si bien esa caída ha sido parcialmente compensada por el auge de la producción de condensado, la principal prioridad del presidente de refinar más petróleo en casa no ha alcanzado su objetivo inicial.

La refinación nacional ha llegado a unos 791.000 bpd, pero aún está lejos de su objetivo de procesar al menos 1 millón de bpd.

«Existe conciencia dentro de Pemex de que las metas no se cumplirán este año», dijo una fuente de la empresa.

«Pero en un año electoral abundan las promesas».​

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *