Metanfetamina, por qué está en auge en África. La metanfetamina se está apoderando de los mercados ilícitos en África oriental y meridional, en abierta disputa entre narcos mexicanos y afganos.

África metanfetamina

Establecida la base en Nigeria, en Africa ahora compiten la metanfetamina de México con la nueva paquistaní, de Afganistán, por el control del tráfico regional de drogas en África.

Publicado por la Iniciativa Global contra la Delincuencia Organizada Transnacional (GI-TOC), «Una era sintética: la evolución de los mercados de metanfetamina en África oriental y meridional» analiza cómo y por qué un continente que no suele asociarse con la metanfetamina es de hecho una de las claves del comercio territorios globales.

El epicentro de este cambio histórico es Sudáfrica. Aislada durante mucho tiempo de las tendencias mundiales de las drogas por el Apartheid, la llamada «Nación Arcoíris» comenzó su historia sintética con una droga diferente: la metacualona, ​​también conocida como «Mandrax» o «Quaaludes».

Producida en laboratorios, su síntesis requería precursores químicos de Asia, por lo que las bandas sudafricanas se asociaron con sindicatos chinos locales para intercambiar precursores importados por abulón, un caracol marino local que alcanza precios exorbitantes en el este de Asia.

Sin embargo, la relación entre precursores y abulón cambió pronto, de la metacualona a la metanfetamina, y a fines de la década de 1990 el consumo de metanfetamina comenzó a extenderse desde la provincia de Western Cape. Pronto se convirtió en la sustancia principal en ciertas áreas, incluso desplazando al cannabis, el «abanderado tradicional» de los mercados de drogas africanos.

La producción nacional prosperó durante una buena década, hasta finales de la década de 2000. Luego, los nigerianos comenzaron a tomar el control. Nigeria, un nexo global de drogas estratégicamente ubicado, conectó durante mucho tiempo la heroína asiática con los mercados occidentales y la cocaína latinoamericana con los mercados orientales, por lo que estaban bien preparados como intermediarios en el comercio de metanfetamina.

Pero con la ayuda de cocineros latinoamericanos, primero bolivianos y luego mexicanos , los grupos criminales nigerianos establecieron laboratorios domésticos de metanfetamina, y así avanzaron en la cadena de valor en el proceso.

Su producto, conocido en el sur de África como “metanfetamina mexicana”, era mucho mejor que el equivalente doméstico impuro de Sudáfrica y, en 2016, comenzó a inundar el mercado a través de rutas marítimas y terrestres a través de Angola y Namibia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí