Menonitas en Belice, una comunidad fuera del mundo

Menonitas en Belice, una comunidad fuera del mundo. Los menonitas, comunidad de protestantes ultraconservadores, viven voluntariamente al margen del mundo moderno en Belice.

Menonitas Belice comunidad

Los menonitas están fuera del mundo, de sus avances tecnológicos y científicos y de todas las tentaciones ligadas al placer.

Fundaron colonias en los lugares más recónditos de América del Sur para vivir en la autarquía y con la mayor sencillez posible, entre ellas en Belice.

Ellos provienen de Holanda, son blancos con ojos azules, cabello rubio, hablan un dialecto alemán (o a veces inglés) y viven como en el siglo XIX según códigos precisos.

Niños

Aquí los niños van a la escuela solo de 6 a 13 años para aprender lo básico: leer, escribir, contar, orar. El único libro de texto en la escuela es la Biblia.

Los menonitas crearon pueblos con sus propias manos. Viven en total autarquía y se niegan a sí mismos el acceso a las comodidades modernas: electricidad, televisión, teléfono, coche.

La vida allí se rige por reglas simples pero estrictas: las mujeres se ocupan de las tareas del hogar, los hombres trabajan con las manos. Cultivan la tierra y tienen ganado.

El código de vestimenta se establece rápidamente: vestidos para niñas, colores oscuros para mujeres casadas, con la cabeza cubierta. Camisas de cuadros para hombre y sombreros en tonos claros. Y son las mujeres las que cosen la ropa para toda la familia. No se permiten joyas ni maquillaje.

En realidad, todo lo superfluo está prohibido. Lo que significa una vida austera sin distracciones de ningún tipo.

Iglesia

La única actividad social es la misa en la iglesia los domingos. Siguen la Biblia, que les hace decir que si quieren entrar al paraíso, no deben estar en contacto con el mundo moderno. Esta es la condición esencial para ser parte de la comunidad. Y cuantos más hijos tienen, más cerca creen que están de Dios.

Pero esta austera existencia en el corazón de este pequeño estado tropical, ubicado entre México y Guatemala, ya no atrae a todos.

Algunas familias menonitas se han reunido así en torno a una nueva comunidad dentro de la colonia, permitiendo una apertura al mundo moderno. Ahora está permitido aquí usar el automóvil (siempre que lo conduzca alguien externo), el teléfono, escuchar música o tocar un instrumento.

La noción de placer se introduce así en la vida de estos menonitas más modernos, asustando a los más tradicionales. Es por esto que varias familias han decidido partir para fundar una nueva colonia en las profundidades del Perú, en medio de la selva amazónica, para mantener esta vida extrema. El Amazonas se ha convertido en el último refugio remoto de los menonitas.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.