Melina León atrae atención de Francia para el cine peruano. Presentada en 2019 en la Quincena de Directores en Cannes, la asombrosa «Canción sin nombre» reveló en Melina León una joven y prometedora directora peruana.

Melina León Francia

Melina León fue entrevistada para el diario Le Monde: «En Perú, es difícil encontrar fondos para mostrar nuestros rostros indígenas», dijo. Allí se destaca que para su película, la cineasta se inspiró en los artículos de periodista de su padre sobre la trata de niños en la década de 1980.

La cineasta peruana está lista para luchar política y estéticamente con las responsabilidades históricas de su país. Esta primera característica está inspirada en el trabajo de su padre, Ismael León, un periodista que, en la década de 1980, sacó a la luz en las páginas del diario La Republica, un oscuro caso de trata de niños robado de familias pobres y vendidas en Europa, involucrando hasta los niveles más altos del estado.

– ¿Cuál es tu experiencia?

– Vengo de una familia de intelectuales. Mi madre y mi hermano son antropólogos, y mi padre es periodista. He estado interesado en películas y otras formas de arte desde que era un niño. El cine se me apareció rápidamente como un paraíso donde podía experimentar todo.

– ¿Por qué elegiste una noticia como esta para tu primera película?

– Mi padre escribió sobre eso en la década de 1980. Lo pensé cuando una mujer joven se puso en contacto conmigo desde París para decirme que era uno de esos bebés robados. La película es, sin embargo, ficción. Pero este tráfico revela nuestro caos, la corrupción de nuestras instituciones, la discriminación violenta contra las mujeres y el abandono en que se encuentran las poblaciones indígenas.

– La película podría haber sido un thriller político, pero optaste por otras elecciones estéticas, más rigurosas y contemplativas…

– Quería que el aspecto formal, la composición de los planos, se encargara de lo que realmente no se podía decir con las palabras. La elección del blanco y negro está vinculada a la representación granulada y ligeramente desvaída de las fotos de los periódicos de la época. También está relacionado con la falta de colores que sentimos en estos tiempos, ya que los marcos expresan nuestra ausencia de horizonte. En cuanto a los tiros lejanos, apuntan a restaurar la temporalidad del caso, como el cruce doloroso que están haciendo los personajes.

– ¿Por qué te interesaste en el «Sendero Luminoso»?

– Era un grupo criminal de lucha armada, activo durante más de una década entre los años ochenta y noventa, y que casi todos los peruanos encontraron en su camino. Sembraron la desesperación y el miedo al cometer ataques y asesinatos permanentes, pero no debemos olvidar que fueron producto de una monstruosidad equivalente: un estado corrupto y la estructuración colonial de nuestra sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí