Marea rosa de América Latina busca transformarse en verde

Marea rosa de América Latina busca transformarse en verde. Para América Latina, una de las regiones más vulnerables al cambio climático, la agenda de los gobiernos de izquierda vira hacia una marea verde.

Marea verde América Latina

Al igual que a principios de la década de 2000, América Latina podría estar al borde de una nueva «marea rosa», pero inundada de otro color. Gabriel Boric ganó las elecciones presidenciales de Chile en diciembre pasado prometiendo “desarrollo compatible con el medio ambiente”.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores, encabeza las encuestas para las elecciones de octubre de 2022 y se compromete a combatir la deforestación amazónica y priorizar el clima.

Y en Colombia, el veterano izquierdista Gustavo Petro, favorito para las elecciones del 29 de mayo, asegura que detendrá la exploración petrolera e invertirá en la transición energética del país, si es elegido.

Políticas climáticas

Sin embargo, si bien hay esperanza y expectativa, existe cierto escepticismo sobre la adopción potencial de políticas climáticas y ambientales fuertes por parte de los líderes más desarrollistas. Sobre todo, existe una gran oportunidad de demostrar credenciales progresistas en el ámbito climático.

Una mirada a la historia de la izquierda latinoamericana muestra que el progresismo político no ha garantizado avances en materia climática.

“La primera pregunta que debemos hacernos es: ¿podemos hacer una correlación entre los gobiernos progresistas y la lucha contra el cambio climático en la región?” pregunta Matías Franchini, investigador de clima y relaciones internacionales de la Universidad del Rosario de Colombia. Esta relación es más clara en Estados Unidos y Europa que en América Latina, dice.

Avances

De hecho, los gobiernos conservadores recientes y actuales en Chile y Colombia, respectivamente, obtuvieron avances notables en el clima, implementando proyectos de energía renovable y lanzando objetivos de reducción de emisiones más ambiciosos.

Sin embargo, el gobierno del expresidente chileno Sebastián Piñera fue criticado por mostrar un liderazgo débil como coanfitrión de las conversaciones climáticas COP25 reubicadas en Madrid, en 2019. Además, tanto él como su homólogo colombiano Iván Duque no han logrado garantizar que sus transiciones propuestas hacia economías más verdes. fueron lo más participativos posible al no ratificar el Acuerdo de Escazú.

El tratado regional es ampliamente considerado como el pistoletazo de salida para una carrera hacia la cima en estándares ambientales, transparencia y participación cívica a nivel regional. Menos de una semana después de su presidencia, Boric ratificó el acuerdo.

México

Franchini también cita a México, donde el expresidente conservador Felipe Calderón (2006-2012) logró más avances en la protección del clima y el medio ambiente que los que parece lograr el actual presidente, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (conocido como AMLO).

Calderón luego se convirtió en director de la Comisión Global sobre Economía y Clima, que asesora a los países sobre el desarrollo económico y el riesgo climático. AMLO, mientras tanto, notoriamente ni siquiera asistió a la cumbre climática de noviembre pasado en Glasgow . “Basta de hipocresías y modas pasajeras, lo que tenemos que hacer es combatir la monstruosa desigualdad que existe en el mundo”, dijo en ese momento, enfrentando la lucha por la igualdad socioeconómica contra el calentamiento global.

AMLO también ha atraído críticas por invertir miles de millones de dólares en la construcción de la refinería Dos Bocas, impulsando el sector petrolero de México en busca de lo que llama ‘soberanía energética’. También ha chocado con el sector de las energías renovables al impulsar una reforma constitucional que priorice las termoeléctricas.

Tatiana Roque, profesora de filosofía y matemáticas de la Universidad Federal de Río de Janeiro, es cautelosa. En su libro de 2021, O dia em que voltamos de marte (El día que regresamos de Marte), Roque critica el desarrollismo que ha adoptado la izquierda latinoamericana. Mentalidades como la de AMLO, dice, pertenecen a una era pasada.

“Hay que tener cuidado de no reproducir la misma visión del pasado, especialmente esta visión desarrollista muy marcada en América Latina que incorpora una visión de futuro que no dialoga con la urgencia del cambio climático”, dice Roque. .

La izquierda latinoamericana aún tiene que adoptar esta perspectiva en parte debido a su profunda dependencia económica de la producción de materias primas dañinas para el medio ambiente, como la soja, el ganado, el petróleo y los metales, agrega Roque. “Nos hemos vuelto demasiado vulnerables para hacer esta transición [verde] debido a las materias primas”.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.