Maduro ofrece a Biden ‘hacer las paces’ con EEUU

Maduro ofrece a Biden ‘hacer las paces’ con EEUU

Movida del dictador

Sentado en una silla Luis XVI dorada en su oficina en Miraflores, un extenso palacio neobarroco en el noroeste de Caracas, el presidente Nicolás Maduro proyecta una confianza imperturbable.

El país, dice Maduro en una entrevista de 85 minutos con Bloomberg Television, se ha liberado de la opresión “irracional, extremista y cruel” de Estados Unidos. Rusia, China, Irán y Cuba son aliados, su oposición interna es impotente. Si Venezuela tiene una mala imagen es por una campaña que recibe un alto financiamiento para demonizarlo, al igual que a su Gobierno socialista.

La grandilocuencia es predecible, pero entre sus denuncias contra el imperialismo yanqui, Maduro, que ha permitido la circulación de dólares y que la empresa privada florezca, ahora hace una declaración pública que apunta directamente a Joe Biden. ¿Cuál es el mensaje? Es hora de llegar a un acuerdo.

Venezuela, que alberga las mayores reservas de petróleo del mundo, está sedienta de capital y desesperada por recuperar el acceso a la deuda global y a los mercados de materias primas tras dos décadas de transformación anticapitalista y cuatro años de paralizantes sanciones estadounidenses. El país está en quiebra, su infraestructura se desmorona y la vida de millones se ha convertido en una constante lucha por sobrevivir.

“Si Venezuela no puede producir petróleo y vender, no puede producir y vender su oro, no puede producir su bauxita y venderla, no puede producir el hierro, etcétera, y en el mercado internacional no puede conseguir realizar su dinero, ¿de dónde va a sacar para pagarle a los tenedores que tienen la deuda venezolana?”, criticó Maduro, de 58 años, con las palmas hacia arriba en señal de apelación. “Este mundo hay que cambiarlo y hay que lograr una situación donde nosotros podamos regularizar esa relación”.

De hecho, mucho ha cambiado desde que Donald Trump impuso las sanciones a Caracas y reconoció al líder opositor Juan Guaidó como presidente. Su objetivo explícito, expulsar a Maduro del cargo, fracasó. Hoy, Guaidó está marginado, los venezolanos sufren más que nunca y Maduro se mantiene firme en el poder. “Estoy aquí en este palacio presidencial”, recalcó.

No obstante, ha habido poco de algo que se necesita con urgencia para poner fin al peor desastre humanitario del hemisferio occidental: un compromiso, de Maduro, de su oposición, de Washington.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *