Maduro, el legítimo más ilegítimo en la historia de Venezuela

Maduro, el legítimo más ilegítimo en la historia de Venezuela. Los venezolanos, afectados por una crisis económica devastadora, votaron el domingo en unas elecciones boicoteadas por la oposición. Además de condenadas por gran parte de la comunidad internacional. Sin embargo se espera que las elecciones otorguen un nuevo mandato al profundamente impopular presidente Nicolás Maduro.

Maduro y alta abstención electoral

Maduro, el heredero político de Hugo Chávez, ha presidido la implosión de la economía venezolana. Es una paradoja para una nación productora de petróleo.

La hiperinflación, la escasez de alimentos y medicinas, el aumento de la delincuencia y las redes de transporte han desatado violentos disturbios y han dejado a Maduro con una calificación de desaprobación del 75 por ciento.

Cientos de miles de venezolanos han huido del país en un éxodo masivo en los últimos años. Las últimas encuestas ponen a Maduro en el mismo lugar que su principal rival, Henri Falcon, un ex oficial del ejército que no logró obtener el respaldo de la oposición principal. Un tercer candidato, el pastor evangélico Javier Bertucci, está más atrás.

Se espera que la baja participación electoral le otorgue a Maduro, que tiene un fuerte control sobre las autoridades electorales y militares, una cómoda victoria.

Vestido con una camisa roja brillante que lo identifica como «chavista», el presidente llegó temprano a una mesa de votación en Caracas junto con su esposa, la ex fiscal Cilia Flores.

«Su voto decide: boletas o balas, patria o colonia, paz o violencia, independencia o subordinación», dijo el ex chofer de autobús y líder sindical de 55 años.

Para el líder heredero Venezuela es víctima de una «guerra económica», emprendida por la oposición conservadora y potencias externas como Estados Unidos. En su visión el objetivo es derrocarlo.

Cuando se abrieron las urnas, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, denunció la elección como una «farsa». Pequeñas filas de votantes, en su mayoría partidarios de Maduro, se formaron en algunas mesas electorales, pero otros parecían estar medio vacíos.

La comisión electoral no emitió cifras anticipadas de participación. La votación finalizó pero Maduro dijo anteriormente que las mesas electorales permanecerían abiertas mientras haya votantes esperando en la fila.

«Estamos en el tramo final de esta gran cruzada. El momento más importante es aquí: continuar votando hasta el final y salvaguardar los votos», dijo su rival Falcón en Twitter.

Cientos de venezolanos salieron a las calles en varias capitales latinoamericanas, incluidas Bogotá, Lima y Buenos Aires, así como en Madrid, para denunciar el fraude electoral.

La protesta más grande fue en Santiago, la capital de Chile. Allí más de se manifestaron más de un millar de personas. Chile otorgó 73 mil visas a venezolanos que huyeron del país el año pasado.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.