La pandemia golpea a los productores de pisco en Perú

La pandemia golpea a los productores de pisco en Perú

Crisis económica

En la casa donde por décadas embotelló pisco, el aguardiente de uva de la costa del Pacífico, Rosa Grados tiene almacenados miles de litros que no ha vendido a causa de la pandemia.

“Esperas un año para llegar al momento de la destilación y cuando estás en la puerta, se corta todo”, señaló Grados, cuya marca llamada “Cholo Matías” es una de las más reconocidas del país y en 2008 se regaló en Lima a 21 presidentes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico.

Como Grados, más de 500 productores de pisco han visto cómo sus ventas se derrumbaron más de 50% y otros miles de agricultores quedaron con sus campos de uva arruinados por cosechas tardías debido al encierro obligatorio de más de 100 días para frenar el avance del virus.

“Algunos no pudieron cosechar nada y los que pudieron cosechar recibieron un precio tan bajo que no cubrió sus gastos”, afirmó la mujer, de 58 años, mientras recorría junto a periodistas de The Associated Press decenas de hectáreas con parras secas en los valles costeros del sur de Perú.

La uva se siembra desde el siglo XVI en el valle de Ica, al sur de Lima y pegado a la franja costera del Pacífico. La zona goza de sol todo el año y, según los campesinos, está bendecida para producir uvas con alto contenido de azúcar y baja acidez, la combinación clave para un buen pisco.

Pero nada de eso sirve estos días a miles de pequeños agricultores del valle como Juan Tasaico, quien considera que 2020 ha sido el año “más caótico” e incierto de su vida. No pudo cosechar a tiempo las 11 hectáreas de uva que sembró y perdió toda su inversión de 20.000 dólares.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.