Inkia Energy, comienza a operar en Perú desde central Las Flores

Inkia Energy, comienza a operar en Perú desde central Las Flores. “Ahora tenemos una planta más eficiente que produce continuamente, no hay arranques ni paradas”, dijo Willem Van Twembeke, director general de Inkia Energy Perú.

Inkia Energy Perú

La central Las Flores, en el departamento de Lima, ha entrado en operaciones para abastecer de energía a Perú desde una instalación considerada como “la más eficiente” de América Latina.

Willem Van Twembeke, director general de Inkia Energy, que opera la planta a través de su filial del Perú, Kallpa, explica el plan.

La planta opera sin parar, lo que “es mucho mejor” por sus sistemas mecánicos y eficiencia, lo que significa un menor consumo de agua de refrigeración, más ahorro de combustible y una mejor optimización de los procesos.

Las Flores anteriormente operaba con un ciclo abierto y, luego de una inversión de US$165 millones, que incluyó la modernización de las turbinas de gas, ahora opera con un ciclo combinado.

Esto significaba que solo tenía una turbina de gas que no generaba energía de manera tan eficiente y, por lo tanto, tenía que arrancar y parar de funcionar varias veces al día.

Tras la remodelación, ahora se enfría con aire condensado, aprovechando el vapor que sale de la turbina con ventiladores.

Capacidad eléctrica

Además, Las Flores aumentó su capacidad eléctrica a 320 megavatios, que se destinarán al sector minero, que representa el 10 por ciento del PIB de Perú, a la pequeña industria y al consumo interno.

El proyecto comenzó en agosto de 2019, aunque las obras de infraestructura comenzaron en febrero de 2020. Se retrasaron por la pandemia de Covid-19, que dejó a Perú con la tasa de mortalidad más alta del mundo.

Sin embargo, la empresa dijo que superó todas las dificultades para terminar el proyecto en el que participaron cientos de personas, sin accidentes durante la construcción.

Logística

“Esta planta se construyó durante la pandemia con mucha logística compleja. La logística de traer a todos los trabajadores y especialistas al sitio fue extremadamente complicada, pero se manejó muy bien porque terminamos dentro del presupuesto”, dijo Van Twembeke.

Cuando finalmente se puso en funcionamiento la planta el 14 de junio, la obra marcó el final de un largo camino.

El proyecto consistía en aumentar la sostenibilidad de una planta que ahora es más respetuosa con el medio ambiente gracias a una “reducción considerable” de emisiones.

Esta nueva planta reduce la contaminación al generar menos dióxido de carbono.

“Una planta de ciclo combinado emite alrededor de 0,4 toneladas por megavatio hora de electricidad. Todo el sector eléctrico de Perú emite alrededor de 0,2 toneladas por megavatio hora”, explicó el ejecutivo de Inkia Energy.

Kallpa

Sin embargo, señaló que la filial peruana, Kallpa, lo hace “algo mejor que eso”, registrando 0,15 toneladas por megavatio hora en emisiones.

“Si sumas toda la (generación) hidroeléctrica en Perú, tienes un sector eléctrico, desde el punto de vista de emisiones, que está muy bien posicionado a nivel mundial. Algunas personas en Perú tienden a olvidar esto, pero uno no debe, uno debe poner las cosas en perspectiva”, concluyó.

Recommended For You

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.